requiem por la stupenda

El pasado domingo, día 10 de octubre, fallecía en Les Avents (Suiza) la soprano australiana Joan Sutherland, La Stupenda (apodo que le dio el exigente público veneciano). Su compañera Montserrat Caballé dijo de ella que tenía una voz celeste (siempre tan dulce nuestra querida Montserrat).

La carrera de Sutherland comenzó en Sidney interpretando papeles de óperas barrocas de Purcell y Handel y es memorable su Alcina del alemán nacionalizado inglés. El aria “Tornami a vagheggia” de esa ópera interpretada por la Sutherland y tan alejada, por otro lado, de las interpretaciones historicistas de las últimas décadas es una interpretación que todo el mundo debería escuchar y comprobar la emoción, majestuosidad, elegancia y fuerza del canto de la australiana.

Después vino Mozart y su Flauta mágica y tras el salzburgués vino el Bel Canto. Puccini, Verdi o Bellini. La Sonnanbula, Lucia de Lammermoor o Norma son tres de las óperas que cantó que mejor recuerdo dejaron tanto en los escenarios como en las grabaciones. Un ejemplo este dueto de Lucia de Lammermoor con el gran Luciano:

Tras despedirse de los escenarios en 1990, cuando todavía su voz mantenía la coloratura original, fue homenajeada con varias distinciones, entre ellas el título de Dame de la corona británica (similar al de Sir, pero para las mujeres), la Orden Australiana al Mérito y el Kennedy Center Honor. Estaba casada con el director de orquesta australiano Richard Bonynge.

Nos despedimos de ella, como no podía ser de otra manera, escuchándola en su última aparición y despedida de los escenarios. En el firmamento brilla una nueva estrella, Joan Sutherland, La Stupenda, la de la voz celeste, ciertamente la voz más grande del siglo (dicho por Pavarotti, ni más ni menos).

Y aquí unos cuantos audios de la soprano. Empezamos con Handel. Da tempeste il legno infranto.

Y seguimos con el oratorio Samson.

Mozart con Don Giovanni.

La entrada de Lucia de Lammermoor de Donizetti.

Merce dilette amiche, de I vespri siciliani, de Verdi.

Pasamos a Manon Lescaut de Auber.

Y terminamos con el Flower Duet de la ópera Lakmé de Delibes.

2 thoughts on “requiem por la stupenda

  1. Conocí la existencia de Joan Sutherland cuando ya se había retirado y de la manera más insospechada. Me encontraba en la Expo de Sevilla del año 92 y, entre otros, visitamos el pabellón de Australia. En un momento dado escuché una voz cantando, una voz de soprano como nunca había escuchado, que me dejó paralizado. Salí del pabellón con un video VHS de una Gala Concierto celebrada en la Ópera de Sidney en el año 83 en la que cantaba junto con Luciano Pavarotti dirigidos por su marido Richard Bonynge. Aquí os dejo un video que he encontrado de esa gala en donde interpretan el duetto Prendi: l’anel ti dono, de La Sonnanbula de Bellini. Simplemente extraordinario:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s