shakespeare para todos

Shakespeare es ese escritor que todo el mundo conoce por el nombre, pocos lo escriben correctamente y cuyas obras la mayoría conoce por haberlas visto en el cine y no por haberlas leído. Posiblemente el dramaturgo más genial de todos los tiempos, cuyas obras hoy siguen estando de total actualidad, obras basadas principalmente en la interrelación de los sentimientos y los deseos humanos.

Sobre el llamado bardo inglés se han escrito muchas, muchísimas obras de divulgación, biográficas y críticas. El Shakespeare Quarterly, el más exhaustivo de los periódicos bibliográficos, registra al año cerca de cuatro mil nuevas obras entre libros, monografías y otros estudios considerados serios. Muchas de esas obras son de gran envergadura, con miles de páginas, pero todas coinciden en algo. En lo que toca a la parte biográfica suele contar con pocas páginas. ¿Por qué? Porque son muy pocos los datos fiables que tenemos de la vida de Shakespeare. La mayoría de los datos que se suelen dar son meras elucubraciones.

El libro que quiero presentaros hoy es una biografía del dramaturgo y poeta de Stratford-upon-Avon realizada por Bill Bryson. Ya en el propio título nos podemos encontrar el estilo de lo que va a ser el libro. Un título corto y exacto, Shakespeare, una biografía breve y concisa.La obra consta sólo 187 páginas (en la edición de RBA) y es que de Shakespeare sabemos tan pocas cosas que bastan esas páginas para explicarlo todo. El resto de lo que creemos saber, sólo son elucubraciones, como hemos dicho y Bryson ha querido prescindir de toda elucubración y quedarse exclusivamente con la esencia.

Es un libro para acercarse correctamente a la figura del escritor. Está escrito de una forma muy amena, no es la típica biografía aburrida. Bryson evoca la Inglaterra isabelina, con el azote de la peste, su expansionismo imperialista, la emergente capital londinense y los usos y costumbres del mundo teatral. Y en este marco histórico, que depara sorpresas notables y proporciona un marco my enriquecedor para el lector actual de Shakespeare, surge la figura del poeta. Bryson no omite ninguno de los aspectos más controvertidos de él: apariencia física, extracción social, autoría de las obras, vida familiar, supuesta homosexualidad, relación con los poderosos y con el público… Y todo ello sin caer nunca en la pedantería académica. Muy al contrario, el estilo ágil y ameno, salpicado de elementos humorísticos y la voluntad de componer un texto conciso y directo nos brindan una lectura apasionante, que además de informativa y rigurosa constituye una divertida guía a uno de los mayores misterios de la literatura universal.

La biografía de Shakespeare según el historiador George Stevens podría reducirse a esto: “nació en Stratford-upon-Avon, tuvo familia allí, viajó a Londres, se convirtió en actor y autor, regresó a Stratford, hizo testamento y murió”. Esta biografía es eso pero amenizada con una descripción del mundo shakespeariano. Imprescindible. Una auténtica joya.

Entre otras anécdotas he podido conocer ésta en el libro: murió en 1616, en la misma fecha, pero no en el mismo día, que Miguel de Cervantes, como reza la leyenda popular ya que el calendario por el que se regían entonces los ingleses no era el gregoriano sino el juliano, según el cual el 23 de abril –fecha de su fallecimiento– corresponde a nuestro 3 de mayo, cuando el autor del Quijote llevaba ya once días enterrado.

Os dejo el video de la última producción del Shakespeare´s Globe, el teatro que acogió tantas y tantas representaciones de las obras de Shakespeare y donde la propia compañía shakespeariana actuó en vida del bardo inglés. El actual teatro es una reconstrucción fidedigna de lo que era el teatro entonces, no solamente en su construcción si no en la forma de hacer y entender el teatro. Si visitáis Londres no dejéis pasar la oportunidad de acercaros al teatro, porque merece la pena.Las alegres comadres de Windsor, de la compañía del Shakespere´s Globe:

applebeatlesmaniacos

El pasado 16 de noviembre y tras largos años de negociaciones entre Apple Corps, EMI y Apple, se anunció a bombo y platillo la inclusión de la discografía del legendario grupo británico The Beatles en iTunes. EMI es el sello discográfico de la extinta banda inglesa y Apple Corps Ltd la firma que administra los asuntos del grupo musical de rock más influyente y apreciado de la historia de la música.

Hasta ahora The Beatles había sido el grupo más importante en estar ausente de la oferta digital de iTunes y otros servicios de música on line. Apple Corps se había resistido desde hacía años a incorporarlos. La situación se agravó por un conflicto añejo, por el manejo de marcas entre las dos compañías que llevan el mismo nombre. Ese problema se resolvió finalmente en 2007, cuando ambas empresas acordaron compartir el logotipo de la manzana y el nombre, y muchos observadores lo interpretaron como un preparativo hacia un acuerdo para el acceso on line a la amplia discografía de los Beatles. Hasta ahora, los usuarios que deseaban escuchar las canciones de The Beatles en sus iPods, tenían que adquirir un CD y hacer una versión digital en sus computadoras o encontrar a alguien que ya tuviera esos archivos, con derechos legales o no.

A partir del anuncio, Apple puso a la venta 13 álbumes de estudio remasterizados de los Beatles, el disco doble Past Masters y las clásicas colecciones Red y Blue. Los usuarios pueden comprar canciones individuales por 1,29 euros cada una o descargar discos completos, a 12,99 euros uno sencillo y a 19,99 los dobles. El set completo cuesta 149 euros.

La lista completa es la siguiente:

1. Please Please Me (1963).

2. With The Beatles (1963).

3. A Hard Day´s Night (1964).

4. Beatles For Sale (1964).

5. Help! (1965).

6. Rubber Soul (1965).

7. Revolver (1966).

8. Sgt. Pepper´s Lonely Hearts Club Band (1967).

9. Magical Mystery Tour (1967).

10. The Beatles (White Album) (1968).

11. Yellow Submarine (1969).

12. Abbey Road (1969).

13. Let it Be (1970).

14. The Beatles 1962-1966 (The Red Album) (1973).

15. The Beatles 1967-1970 (The Blue Album) (1973).

16. Past Masters, Vols. 1 & 2 (1988).

17. The Beatles Box Set (2009).

Cada uno de estos álbumes viene en formato iTunes LP, lo que significa que contiene las letras, notas y mucho más. El set del paquete digital incluye el catálogo completo de la banda, presentaciones de mini documentales acerca de cada álbum y un vídeo del primer concierto en territorio estadounidense, en el Washington Coliseum, celebrado en 1964.

En la nota oficial de Apple se podían leer comentarios de alegría de las diferentes partes del acuerdo, entre ellas las de Paul McCartney, Ringo Starr, Yoko Ono, viuda de John Lennon y Olivia Harrison, viuda de George Harrison.

Señoras y señores con todos ustedes, desde Liverpool, The Beatles!!!

Las ganancias de esta macro operación comercial las podéis empezar a hacer desde ahora mismo, ya que en su primera semana en el catálogo de iTunes The Beatles vendieron más de dos millones de canciones a 1,29 euros cada una y 450.000 álbumes a una media de 15 euros… empezad a sacar la calculadora…

una guerra entre hermanos

Hace unas semanas hablé de la serie Hermanos de sangre y de como una compañía de soldados habían sentido unirse sus lazos más allá del compañerismo por sus vivencias comunes en una guerra, en ese caso, en la II Guerra Mundial. Pues bien, la entrada de hoy habla de lo contrario precisamente, de como los hermanos, gentes de un mismo pueblo, pueden llegar a luchar unos contra otros en una guerra donde precisamente se rompen hasta los lazos más sagrados. Hoy hablamos de una película. Hoy hablamos de El viento que agita la cebada.

En el siglo XIX los soldados irlandeses cantaban una balada titulada The wind that shakes the barley (El viento que agita la cebada) que derivaría en una especie de himno ante la ocupación de los británicos. A partir de esa canción el cineasta inglés Ken Loach extrajo parte de la materia prima para la realización de la película. El guión de la película más o menos es éste:

Irlanda, 1920. Unos campesinos se unen para formar un ejército de guerrilleros voluntarios (IRA) y enfrentarse a las tropas británicas que habían sido enviadas para sofocar las revueltas independentistas de Irlanda. A raiz de sus sentimientos de deber y por el amor hacia su país, Damien (Cillian Murphy) abandona su carrera de médico y se une a su hermano Teddy (interpretado por Pádraic Delaney), que ya es miembro activo del IRA, en una violenta lucha por la libertad. Tras dos años de guerra, la lucha de los guerrilleros lleva a los británicos a un punto sin retorno y las dos partes firman un Tratado de Paz para poner fin al conflicto. A partir de ahí Teddy y Damien se encuentran uno frente a otro en bandos diferentes durante el debate que finalmente dividió a los nacionalistas irlandeses.

Teddy se implica en la organización del nuevo Estado Libre de Irlanda y apoya el Tratado. Damien, sin embargo, no considera que ese Estado Libre sea el objetivo por el que ha luchado. Es el comienzo de la guerra civil irlandesa, cuando se van a enfrentar los antiguos camaradas y de una forma totalmente violenta. Las familias que habían estado luchando hombro con hombro se van a ver ahora desgarradas, y los hermanos convertidos en enemigos. Las atrocidades se suceden por ambos bandos: de un lado, el ejército del Estado Libre (comandado por Michael Collins) en defensa del Tratado y, enfrente, aquellos miembros del IRA que lo rechazan (se les va a conocer como “los Irregulares”, a las órdenes de Éamon De Valera). El final es historia. El final fue el principio de la unión, final que todavía hoy se sigue escribiendo.

Un guión sin fisuras con una puesta en escena muy correcta, unas actuaciones extremadamente profesionales y un tema que hoy, casi un siglo después, sigue inquietándonos, son las principales virtudes de la película. Ken Loach volvió a hacer gala de su maestría y de su compromiso político. La maestría fue reconocida en el Festival de Cannes de 2006 cuando le fue otorgada la Palma de Oro.

Por cierto el título de la canción hace referencia a la cebada que llevaban en sus bolsillos los rebeldes como provisiones durante las marchas. Una película formidable. Una canción preciosa. Una historia apasionante. Como siempre, Irlanda.

El trailer original de la película:

Y aquí el audio con la balada convertida en himno. En esta ocasión interpretada por la impresionante voz de Dolores Keane:

tiempo de té

Para los que somos muy teteros (me imagino que esta será la palabra si para los que son aficionados al café es cafeteros) el té es un placer a la hora de prepararlo y de tomarlo. En mi caso es un placer desde el momento de abrir la caja con el té y percibir el aroma del té en cuestión. Calentar el agua, verterla y dejar reposar cubierto. Luego levantar la tapa de la taza y volver a percibir el aroma de la infusión en su plena intensidad, multiplicado por diez.

La historia del té es milenaria, sobre todo en Asia, de donde se extendió al resto del mundo. Hay mil detalles que se pueden contar del té, sobre los diferentes tipos del té, el delicado blanco, el verde (sin fermentar), el negro de fuerte sabor (fermentado), el Oolong (semi-fermentado), o el tan de moda ultimamente, el rojo Pu-erh. Después de secadas las hojas del té son clasificadas con diferentes grados, según la medida y condición de la hoja. El té se puede tomar infusionado en agua o acompañado con leche (yo la verdad es que lo prefiero infusionado). Hay muchas formas de preparar un buen té, pero todas se basan en el tiempo de infusión de la hoja y en la temperatura del agua, con lo cual las variables son inmensas. La forma de preparar el té cambia según la tradición y el lugar donde se haga. Son antiquísimas y muy elaboradas las ceremonias japonesas, llenas de misterio y veneración, las saharauis (ese pueblo abandonado que merece ser respetado y reconocido como tal), ceremonias en donde la hospitalidad adquiere el grado máximo…

En casa hace mucho, muchísimo que tomamos té, antes de que estuviese tan de moda (a veces las modas son fabulosas) y cada té tiene su pequeño ceremonial. El de la mañana es rápido, calentar el agua, infusionar y mientras me ducho, esperar que se enfríe un poco para poder desayunarlo. A media mañana rodeado de cafeteros que te miran como diciéndote, ya está el moderno, el de después de comer para beberlo acariciando casi taza y sintiendo su calor, el del verano refrescante, el de navidades rodeado de juegos de sobremesa… Cada cual tenemos nuestras propias manías con el té. Yo intento tomarlo siempre preparado a granel, sin bolsita. Afortunadamente cada vez más son las cafeterías y bares que van adquiriendo una buena carta de tés (y no digamos ya nada de las teterías que van apareciendo). Sin azúcar, saboreando en el paladar ese punto amargo del té verde, o el aroma a naranja, fresas o chocolate (por decir algo) en el caso de los tés aromatizados.

Cada cual tenemos nuestros recuerdos y yo en esto del té tengo muchos. Acabábamos de llegar a Tinduf, en el más desierto de los desiertos ( y no os imaginés las dunas porque cuando digo desierto significa polvo, piedras y nada más) y cientos de gritos nos recibieron con alegría. Una familia saharaui me acogió en su jaima y lo primero que hicieron fue prepararme un té, en señal de amistad, de acogida, diciéndome que todo lo suyo (lo poco que les hemos dejado) era mio… se me ponen los pelos de punta. Dios mio, amigos saharauis, vuestra casa es la mía y nosotros os hemos echado de la vuestra… dónde está nuestra vergüenza? Creo que debajo de vuestra dignidad. Muy debajo.

Lugares donde comprar tés de buena calidad hay mucho y cada vez más, pero yo sigo teniendo el recuerdo de dos latas de té que me trajo un buen amigo desde Buenos Aires. La tienda se llamaba y se llama Tealosophy y es el proyecto fructificado de una nariz de oro en esto del té, la bonaerense Inés Berton. Por cierto que hace poco abrió tienda en Barcelona, así que ya no tengo tan lejos la posibilidad de comprar el té de Inés. La tienda catalana está situada en el barrio de Gracia.

Y os preguntaréis…y por qué todo este rollo del té? Porque es una de mis pasiones… y porque hace poco me regalaron un libro maravilloso titulado Tiempo de té (Ediciones Maizal) y escrito por Inés Berton. Una delicia para la vista (es una pena que no se pueda oler) en donde podréis encontrar información acerca de la historia, las ceremonias, los estilos de teteras, los tipos de tés e incluso recetas con té. Todo lo que queráis. Precioso.

Y buscando y buscando me he topado con un blog que me ha parecido una auténtica delicia. Lo encontraréis en la barra de los blogs amigos (Teapot). Es un blog que cualquier amante del té y cualquiera que quiera conocer algo más sobre el té debería tenerlo entre sus favoritos. Os dejo con una canción que interpreta Doris Day en la película Té para dos y que se titula así mismo, Tea for two. Como dicen los saharauis en la preparación del té (que en realidad son tres): El primer té es amargo como la vida, el segundo es dulce como el amor y el tercero es suave como la muerte.

magdalena bachiana

Magdalena Kožená, nacida en Brno, Checoslovaquia en 1973 es una de las más destacadas mezzosoprano actuales cuyo timbre  recuerda a la gran soprano eslovaca Lucia Popp. Está considerada una de las grandes voces en cuanto a la interpretación de obras del barroco, Bach, Handel y Mozart. Y de sus interpretaciones bachianas es de las que vamos a hablar hoy.

Las apariciones discográficas de la checa cantando Bach son bastante numerosas. Lamento, de Archiv, con obras de toda la familia Bach, Matthaüs-Passion, de Archiv, bajo la dirección de McCreesh, Cantatas BWV 113, 179 y 199, de Archiv, con Eliot Gardiner, Cantatas BWV 34, 59, 74 y 172, de Archiv, con Gardiner de nuevo, Arias, de Archiv, con Musica Florea (este álbum fue anteriormente editado en la República Checa con el sello Polygram). Archiv, como ya sabréis, es un sello integrado en la todopoderosa Deutsche Grammophon.  Posteriormente interpretó varias Cantatas en la serie (todavía en desarrollo) de la grabación completa de Cantatas de Johann Sebastian Bach que está realizando John Eliot Gardiner con su sello Soli Deo Gloria (su enlace lo tenéis en la barra lateral).

De Magdalena poco se puede decir que no se haya dicho ya. La mezzosoprano checa es una de las más rutilantes voces de la nueva generación. Con menos de cuarenta anos y una década de carrera internacional, ha conquistado ya algunos de los escenarios más prestigiosos del mundo y se ha convertido en una de las cantantes favoritas de maestros tan exigentes como Simon Rattle, Marc Minkowski, John Eliot Gardiner o Nikolaus Harnoncourt, a lo que también ha contribuido una selecta pero variada discografía que se enriquece junto a Musica Antiqua Köln y Reinhard Goebel dedicado a la música de Johann Sebastian Bach, así como de sus familiares y contemporáneos. Las interpretaciones de la checa con obras de Bach son, según los entendidos, el acercamiento más sutil que se puede tener de la primitiva concepción musical del sublime maestro alemán.

Os dejo un video para que lo podáis comprobar vosotros mismos. Este trabajo es una recreación del propio compositor en sus labores de maestro cantor de su iglesia, dirigiendo el coro de niños y hombres (las mujeres estaban vetadas en aquella época) y en donde se cuela la Kozená para hacerse cargo del solo. Interpretan la Cantata BWV 30, versión religiosa de la cantata profana Placentera Wiederau (BWV 30a) de septiembre de 1737, que destinó Bach a la Fiesta de San Juan Bautista de 1738. El centro de la lectura evangélica es el canto de alabanza de Juan a su padre Zacarías. Esta evocación, tema del libreto, se refleja en el carácter jubiloso de la música. Bach utilizó muchas de sus anteriores composiciones para incluirlas en pasajes de obras nuevas, y no solo suyas, sino que utilizó también en algunos momentos retazos de obras de otros músicos contemporáneos o anteriores (algo totalmente normal en aquella época). En esta Cantata Bach no se sintió condicionado por el tema inicialmente profano del texto. Por el contrario, vemos en ello la prueba de que estaba dispuesto, incluso a una edad avanzada (contaba con 53 años, edad que en aquella época era bastante avanzada), a hacer suyas las particularidades estilísticas de otros cuando le parecieron valiosas y adecuadas para la expresión musical.

Con vosotros el inmortal Bach (una caracterización buenísima) y la extraordinaria Kozená:

cine de tinta y plumilla

A la vez que Jane Austen escribía sus extraordinarias novelas románticas y rompedoras de la imagen de mujer, corriente en esa época, existían en el Imperio de Su Graciosa Majestad un buen puñado de escritores y poetas que hoy denominamos escritores románticos. Entre los más destacados estaban Leigh Hunt, embarcado en la defensa del Romanticismo y poetas como Percy Bysshe Shelley y Lord Byron. Junto a éstos destaca un joven poeta que en su vida tuvo el reconocimiento de las musas pero no de la sociedad: John Keats.

Este infortunado poeta nacido a las afueras de Londres en 1795 sufrió una vida digna de cualquier novela posterior de Charles Dickens. Cuando contaba con siete años su padre (sustento de la familia) muere tras caerse del caballo, su madre vuelve a casarse en un matrimonio tan infeliz que obliga a abandonar enseguida a madre e hijos la casa familiar, tras este episodio se van a vivir con la abuela en donde la madre muere al poco tiempo de tuberculosis. Para entonces el joven poeta ya leía y traducía a Virgilio. La abuela no tiene más remedio que nombrar dos tutores que se puedan hacer cargo de los huérfanos así que éstos deciden, en contra, naturalmente, de los deseos del chaval, convertirle en aprendiz de cirujano. Tras innumerables peleas y discusiones con su maestro se va a seguir estudiando a otro hospital en donde acaba los estudios. Sus inquietudes literarias seguían creciendo día a día y es entonces cuando empieza a trabar amistad con un grupo de jóvenes escritores y poetas con los que comparte inquietudes. En 1816 se publican sus primeros poemas y sonetos inspirados en la obra de Edmund Spenser, La Reina de las Hadas, y en la Ilíada y la Odisea. En 1817 publica su primer poemario completo bajo el sencillo título de Poemas, que no fue muy bien acogida. Tras la muerte de su hermano, por tuberculosis, escribe Endymion, con mala crítica también. Al trasladarse a vivir a casa de su amigo Charles Brown conoce a Fanny Brawne de la que se enamora al poco tiempo. Durante la primavera y el verano de 1819, Keats escribía sus mejores poemas: Oda a Psyche, Oda a una urna griega y Oda a un ruiseñor, piezas clásicas de la literatura inglesa, que aparecieron en el tercero y mejor de sus libros, Lamia, Isabella, la víspera de santa Inés y otros poemas, publicado en 1820. Al año siguiente, su relación con Fanny tuvo que concluir cuando la tuberculosis de Keats se agravó sensiblemente. Los médicos le aconsejaron que se alejase del frío clima londinense y marchase a la soleada Italia; Keats marchó a Roma con su amigo el pintor Joseph Severn, invitado por otro amigo, Percy Bysshe Shelley. Durante un año su enfermedad pareció mejorar, pero al cabo su salud volvió a quebrantarse y murió a principios del año siguiente, el 23 de febrero de 1821. En honor a su amigo, Shelley escribió su poema Adonaïs. El cuerpo de Keats está enterrado en el cementerio protestante de Roma y sobre su lápida, según quería que fuera su epitafio, se lee Aquí yace alguien cuyo nombre fue escrito en el agua.

Bright Star es una película de Jane Campion (El piano), de 2009, que transcurre en los tres últimos años de vida del poeta, desde que llega a casa de su amigo Brown, su relación con Fanny Brawne y la composición de sus últimos poemas. Es una película deliciosa de imágenes delicadas, con una imagen sublime y etérea, en donde la madera y la porcelana de la casa, se mezclan con el lino, lazos y terciopelos de los trajes y vestidos y mientras tanto Keats va desgranando sus poemas escritos en papel grueso y blanco sucio con la tinta negra que se desliza por la plumilla. Una casa en donde los aposentos del poeta y su amigo están llenos de alfombras y libros, mientras que los de la familia tienen una sutil decoración en tonos pastel con olor a tarta de manzana. La primavera llega con sus campos llenos de flores y pasa el verano con sus mariposas y sus colinas de violetas, llega el otoño con sus bosques y cae como una piedra el invierno, con la nieve blanca, esa nieve que acaba matando. Al final una carta escrita desde Roma anuncia el trágico final.

El poeta está interpretado por Ben Whishaw y Fanny Brawne por Abbie Cornish, actor y actriz prácticamente desconocidos y que se mueven en escena con una gran naturalidad. Whishaw tiene una amplia experiencia en teatro shakesperiano y ha interpretado alguna otra película (El perfume, Retorno a Brideshead) y Cornish fue la compañera de Heath Ledger en Candy.

Una de las escenas más encantadoras de la película transcurre en una reunión de poetas y escritores en donde una auténtica orquesta humana interpreta a capella la Serenata en Si bemol menor (K 361) de Mozart. La música, exquisita, es de Mark Bradshaw. Os dejo con la escena de esta orquesta humana cuya música enlaza con la siguiente escena en donde Fanny y sus hermanos están recibiendo unas clases de ballet:

¡Ten compasión, piedad, amor! ¡Amor, piedad!
Piadoso amor que no nos hace sufrir sin fin,
amor de un solo pensamiento, que no divagas,
que eres puro, sin máscaras, sin una mancha.
Permíteme tenerte entero… ¡Sé todo, todo mío!
Esa forma, esa gracia, ese pequeño placer
del amor que es tu beso… esas manos, esos ojos divinos
ese tibio pecho, blanco, luciente, placentero,
incluso tú misma, tu alma por piedad dámelo todo,
no retengas un átomo de un átomo o me muero,
o si sigo viviendo, sólo tu esclavo despreciable,
¡olvida, en la niebla de la aflicción inútil,
los propósitos de la vida, el gusto de mi mente
perdiéndose en la insensibilidad, y mi ambición ciega!

el señor bilbo bolsón

Un buen hobbit de 50 años, que vive apaciblemente en su casa agujero, comiendo seis veces al día, como les gusta comer a los hobbits, sin mayores preocupaciones que ser un buen anfitrión, disponer de una buena, o varias, despensas llenas de comida, unos cuantos roperos para vestirse todos los días del año. Este hobbit se llama Bilbo Bolsón. Bueno, pues resulta que un día se le presenta a su puerta ni más ni menos que Gandalf, mago conocido en toda la Tierra Media, y aún más allá, acompañado de trece enanos liderados por Thorin Escudo de Roble. Este hecho es ya una excepción en el modo de vida tan tranquilo de Bilbo. Pero no contentos con este té, convertido en cena y después en desayuno, el mago y los enanos arrastran al hobbit a un viaje en busca del antiguo tesoro de los enanos que en estos momentos tiene el dragón Smaug.

Hobbits, enanos, magos, elfos, trolls, águilas gigantes, trasgos, huargos, Gollum, arañas gigantes, un dragón, más elfos, más enanos, hombres, pájaros que hablan y un hombre oso acompañarán al más famoso de los hobbits (con permiso de Frodo) en unas aventuras con persecuciones, encantamientos, canciones, luchas, espadas inmemoriales, cuevas, anillos mágicos, fiestas, batallas, cuentos, viajes, odios, muertes, amistad, peligros, etc.

Yo soy de los que me he leído esta obra tarde. Y ya sé que nunca es tarde si la dicha es buena, ya, pero creo que hubiera disfrutado mucho más de este libro con 12 años. La historia es muy bella pero el tono que se utiliza explicando el desarrollo de la misma es demasiado infantil (sin que esto suponga que sea un cuento tonto, ni mucho menos). Es un libro de esos que tiene que ser una gozada escucharlo con tus primos, o tus amigos, sentados alrededor de quien lo cuenta, de esos que ya casi no se leen, y mucho menos de esos que ya no te leen (porque desgraciadamente ya casi no se leen los libros en voz alta, algo que en ciertos momentos es una aventura impresionante). En fin, un libro para regalar a los hijos de tus amigos, sin ninguna duda.

Por cierto, yo tuve la suerte de leer el libro en una edición comentada (extraordinaria) y disfruté muchísimo también con los dibujos originales de J.R.R. Tolkien. Un artista.

* Después de la trilogía cinematográfica de El Señor de los Anillos le toca el turno ahora a El hobbit. Ya se ha elegido el actor que reencarnará a Bilbo Bolsón (Martin Freeman) y finalmente se rodará en Nueva Zelanda tras arreglar algunos desacuerdos. El director será Peter Jackson.