el rey bailaba

El belga Gerard Corbiau es uno de esos directores de cine que logró hacer películas con un tema desconocido para el público en general (como la música francesa del siglo XVII, un famoso castrati italiano o la enseñanza musical por parte de un barítono retirado) y las convirtió en auténticos fenómenos de masas. El ejemplo más claro de este saber hacer es el de Farinelli, que se convirtió en todo un fenómeno social, haciendo que la gente se interesase por un tema tan pintoresco como los castrati e incluso acercó la música barroca interpretada por este tipo de cantantes al gran público. Pero no es esta la película de la que quería hablar hoy.

A los 14 años, Louis XIV es rey, pero un rey manejado por su madre, la reina Ana de Austria (la famosa reina de Los tres mosqueteros y ¡que lejos queda su imagen en esta película de la imagen romántica que tenemos gracias a Dumas!) y su Primer Ministro el Cardenal Mazarino. Mientras los demás se dedicaban a gobernar el rey se dedicaba a cazar y sobre todo a bailar. Y esta afición es la que Corbiau retrató en su película Le roi danse, que en castellano se tituló La pasión del rey, una pasión que ayuda al joven rey a convertirse en el rey sol, una transformación en la que su cuerpo humano (y regio) se escapa a su caracter terrenal para transfigurarse en dios. A través de los innumerables ballets creados expresamente para él Louis XIV fue haciéndose su propia imagen de rey que quería ofrecer y su propio caracter de rey absoluto.

Cuando murió el cardenal, el joven Louis decidió tomar las riendas de su reinado (y vaya si lo hizo). Entre los compositores que ayudaron a esta transformación sobresale el italiano Lully que creó músicas para que bailase el rey, músicas para diferentes festividades del monarca, para diversos actos, etc. Toda la música estaba en torno a Louis XIV. Esta obsesión y este creerse imprescindible para el rey de Francia y de Navarra es uno de los temas principales de esta película cuidada al detalle. Una película cuyo guión tuvo como base un libro de Philippe Beaussant titulado Lully ou le musicien du soleil y que es un extraordinario compendio sobre el tema. A partir del libro se realizó el guión, se construyeron los personajes, y se eligió la música. Para interpretar esta música se eligió a Reinhard Goebel, violinista fundador del grupo de música antigua Musica Antiqua Köln y uno de los mayores exponentes en la interpretación de la música antigua y barroca con instrumentos de época y siguiendo las directrices y descubrimientos de la escuela historicista.

Por cierto, esta afición de Louis XIV (creador de la Academia de Ballet de Francia) por el ballet hicieron de él uno de los precursores de lo que hoy conocemos como ballet clásico. Fue en sus coreografías donde empezaron a vislumbrarse pasos y formas que pasarían a ser parte de los pasos del ballet clásico.

Os dejo también un enlace a una página que contiene un extraordinario artículo completísimo con todo todo lo que queráis saber sobre la película, los ballets de Louis XIV, las composiciones de Lully, etc.

Aquí un video con las mejores escenas de ballet de la película. Con todos ustedes el rey sol bailando:

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s