cine de tinta y plumilla

A la vez que Jane Austen escribía sus extraordinarias novelas románticas y rompedoras de la imagen de mujer, corriente en esa época, existían en el Imperio de Su Graciosa Majestad un buen puñado de escritores y poetas que hoy denominamos escritores románticos. Entre los más destacados estaban Leigh Hunt, embarcado en la defensa del Romanticismo y poetas como Percy Bysshe Shelley y Lord Byron. Junto a éstos destaca un joven poeta que en su vida tuvo el reconocimiento de las musas pero no de la sociedad: John Keats.

Este infortunado poeta nacido a las afueras de Londres en 1795 sufrió una vida digna de cualquier novela posterior de Charles Dickens. Cuando contaba con siete años su padre (sustento de la familia) muere tras caerse del caballo, su madre vuelve a casarse en un matrimonio tan infeliz que obliga a abandonar enseguida a madre e hijos la casa familiar, tras este episodio se van a vivir con la abuela en donde la madre muere al poco tiempo de tuberculosis. Para entonces el joven poeta ya leía y traducía a Virgilio. La abuela no tiene más remedio que nombrar dos tutores que se puedan hacer cargo de los huérfanos así que éstos deciden, en contra, naturalmente, de los deseos del chaval, convertirle en aprendiz de cirujano. Tras innumerables peleas y discusiones con su maestro se va a seguir estudiando a otro hospital en donde acaba los estudios. Sus inquietudes literarias seguían creciendo día a día y es entonces cuando empieza a trabar amistad con un grupo de jóvenes escritores y poetas con los que comparte inquietudes. En 1816 se publican sus primeros poemas y sonetos inspirados en la obra de Edmund Spenser, La Reina de las Hadas, y en la Ilíada y la Odisea. En 1817 publica su primer poemario completo bajo el sencillo título de Poemas, que no fue muy bien acogida. Tras la muerte de su hermano, por tuberculosis, escribe Endymion, con mala crítica también. Al trasladarse a vivir a casa de su amigo Charles Brown conoce a Fanny Brawne de la que se enamora al poco tiempo. Durante la primavera y el verano de 1819, Keats escribía sus mejores poemas: Oda a Psyche, Oda a una urna griega y Oda a un ruiseñor, piezas clásicas de la literatura inglesa, que aparecieron en el tercero y mejor de sus libros, Lamia, Isabella, la víspera de santa Inés y otros poemas, publicado en 1820. Al año siguiente, su relación con Fanny tuvo que concluir cuando la tuberculosis de Keats se agravó sensiblemente. Los médicos le aconsejaron que se alejase del frío clima londinense y marchase a la soleada Italia; Keats marchó a Roma con su amigo el pintor Joseph Severn, invitado por otro amigo, Percy Bysshe Shelley. Durante un año su enfermedad pareció mejorar, pero al cabo su salud volvió a quebrantarse y murió a principios del año siguiente, el 23 de febrero de 1821. En honor a su amigo, Shelley escribió su poema Adonaïs. El cuerpo de Keats está enterrado en el cementerio protestante de Roma y sobre su lápida, según quería que fuera su epitafio, se lee Aquí yace alguien cuyo nombre fue escrito en el agua.

Bright Star es una película de Jane Campion (El piano), de 2009, que transcurre en los tres últimos años de vida del poeta, desde que llega a casa de su amigo Brown, su relación con Fanny Brawne y la composición de sus últimos poemas. Es una película deliciosa de imágenes delicadas, con una imagen sublime y etérea, en donde la madera y la porcelana de la casa, se mezclan con el lino, lazos y terciopelos de los trajes y vestidos y mientras tanto Keats va desgranando sus poemas escritos en papel grueso y blanco sucio con la tinta negra que se desliza por la plumilla. Una casa en donde los aposentos del poeta y su amigo están llenos de alfombras y libros, mientras que los de la familia tienen una sutil decoración en tonos pastel con olor a tarta de manzana. La primavera llega con sus campos llenos de flores y pasa el verano con sus mariposas y sus colinas de violetas, llega el otoño con sus bosques y cae como una piedra el invierno, con la nieve blanca, esa nieve que acaba matando. Al final una carta escrita desde Roma anuncia el trágico final.

El poeta está interpretado por Ben Whishaw y Fanny Brawne por Abbie Cornish, actor y actriz prácticamente desconocidos y que se mueven en escena con una gran naturalidad. Whishaw tiene una amplia experiencia en teatro shakesperiano y ha interpretado alguna otra película (El perfume, Retorno a Brideshead) y Cornish fue la compañera de Heath Ledger en Candy.

Una de las escenas más encantadoras de la película transcurre en una reunión de poetas y escritores en donde una auténtica orquesta humana interpreta a capella la Serenata en Si bemol menor (K 361) de Mozart. La música, exquisita, es de Mark Bradshaw. Os dejo con la escena de esta orquesta humana cuya música enlaza con la siguiente escena en donde Fanny y sus hermanos están recibiendo unas clases de ballet:

¡Ten compasión, piedad, amor! ¡Amor, piedad!
Piadoso amor que no nos hace sufrir sin fin,
amor de un solo pensamiento, que no divagas,
que eres puro, sin máscaras, sin una mancha.
Permíteme tenerte entero… ¡Sé todo, todo mío!
Esa forma, esa gracia, ese pequeño placer
del amor que es tu beso… esas manos, esos ojos divinos
ese tibio pecho, blanco, luciente, placentero,
incluso tú misma, tu alma por piedad dámelo todo,
no retengas un átomo de un átomo o me muero,
o si sigo viviendo, sólo tu esclavo despreciable,
¡olvida, en la niebla de la aflicción inútil,
los propósitos de la vida, el gusto de mi mente
perdiéndose en la insensibilidad, y mi ambición ciega!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s