hasta que llegó su hora

En 1968 Sergio Leone dirigió la que, seguramente, sea su mejor película, C´era una volta il West, que aquí se tituló Hasta que llegó su hora. Este spaghetti western protagonizado por Charles Bronson, Henry Fonda, Jason Robards, Claudia Cardinale y Gabriele Ferzetti en los papeles principales, ganó el premio David di Donatello y está considerada una obra maestra del género.

El resumen argumental es el siguiente: un forajido callado y misterioso que toca la armónica busca a un pistolero que está bajo las órdenes de un millonario y que años atrás había sido el culpable de la muerte de su hermano. Por otra parte está un conocido del forajido, que acaba de fugarse de prisión y que ayudará a éste en su búsqueda. Entre medias de todo, y procedente de un burdel de New Orleans, se encuentra una mujer recientemente viuda y con un suculento terreno en su poder, heredado de su marido muerto, y por el cual ha de pasar el ferrocarril. Esto hará que todos luchen por conseguir un mismo objetivo.

La toma final (que es la que quiero comentar) tarda mucho en llegar, después de 155 minutos del mejor Sergio Leone, con tiroteos muy coreografiados y primeros planos fruncidos, así como con la música de Morricone (a este propósito, Leone le dio tanta importancia a la música que ésta fue compuesta antes, incluso, de rodar la película). No obstante, merece la pena esperar. La toma es una culminación grandiosa para esta superproducción del Oeste.

Finalmente, el ferrocarril va a construirse y la ciudad va a erigirse, y las hordas de trabajadores llenan la pantalla. Un tren de vapor llega echando humo y frena con un intenso chirrido al final de la vía, cargado con otra multitud de obreros. Después de la muerte del villano y de la partida del hombre al que ama, Cardinale le da la espalda a la tragedia y mira hacia el futuro. Sale de su casa, que domina la bulliciosa obra, y se dirige hacia los trabajadores para ofrecerles agua. Los hombres se arremolinan a su alrededor, la cámara se aleja lentamente y comienzan los créditos finales. En la distancia, vemos partir a los dos héroes, uno con vida, el otro muerto y desplomado sobre el caballo.

La cámara capta el futuro con un movimiento, reflejado en el paso triunfal de Cardinale, y muestra el pasado empequeñeciéndose poco a poco en la distancia. La música de Morricone cambia a medida que progresa la toma, de una orquesta y un coro exultantes durante el trayecto de Cardinale a un suave tema de armónica para la desaparición del viejo Oeste. Es una hazaña que reúne cientos de extras, una acción compleja y un ritmo impecable. El extraordinario director de fotografía fue Tonino Delli Colli.

La escena:

Parte de la banda sonora de la película… para poner los pelos de punta:

Y el corte titulado Addio a Cheyenne:

Anuncios

4 thoughts on “hasta que llegó su hora

  1. En “Hasta que llegó su hora” se ve lo mejor y lo peor de Leone: la épica barroca, por un lado,y el amaneramiento por otra. Magnífico Henry Fonda como el despiadado asesino.

    Pero ¿la mejor película de Leone? ¡De ninguna manera! Hace tiempo expuse y argumenté las excelencias de “Érase una vez en América”, esa obra testamentaria del director:

    http://espitolas.blogspot.com/2008/04/la-adolescencia-traicionada.html

    La banda sonora de Morricone es estupenda en ambos casos.

  2. Hola Álvaro, no puedo si no darte la razón. No me expliqué bien, quise decir el mejor western, la mejor película de “vaqueros” de Leone (con permiso del feo, el bueno y el malo y de tantas otras). De todos modos ya sabes que según cada cual tiene sus propios puntos de vista, etc. A mi Hasta que llegó su hora tiene muchas escenas extraordinarias. Los tiroteos son legendarios (lo fueron en aquella época en que a nadie se le había ocurrido coreografiar un tiroteo) y unos primeros planos de esa gente ruda del oeste americano que han quedado para siempre en mi memoria. Henry Fonda se sale y la Cardinale… siempre hablamos de la Loren pero en este caso Cardinale se convirtió en La Cardinale.

    Morricone como siempre una maravilla.

    Me ha gustado mucho tu entrada sobre Érase una vez América y me han entrado ganas de revisionarla. En cuanto lo haga te mando comentario a la entrada.

    Gracias por tu comentario.

    Un saludo

    MrWilliam

  3. Recuerdo ahora la tensamente interminable primera escena, cuando los pistoleros esperan al hombre de la armónica. Es un ejemplo condensado del arte del director (muy suyo es el momento en el que uno de ellos se pelea con la mosaca, jaja).

    Y la Cardinale es de otro mundo, desde luego. Hace poco vi una película con una interpretación suya más que buena. “La muchacha con la maleta”:

    http://www.patiodebutacas.org/foro/showthread.php?t=653&highlight=claudia+cardinale

    Atento a esa página, porque es una mina de películas en v.o.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s