no educados y delincuentes

Hace poco más de una semana estuve con un amigo en el cine y entramos a ver la última ganadora del Festival de Cine donostiarra, la británica (en este caso escocesa) NEDS. La ganadora de la Concha de Oro a la Mejor Película y la Concha de Plata al Mejor Actor Connor McCarron (la verdad es que el apellido tiene mucho que ver con el personaje que interpreta, de estudiante a macarra y de ahí a macarrón en un pis pas) es una película bastante cruda, fría, dura y sobria ( este último adjetivo he estado meditándolo unos cuantos minutos… pero es el adjetivo que define esta película sin ninguna duda).

NEDS es la historia del recorrido de un joven que pasa de ser un niño premiado en el colegio a un navajero adolescente. John McGill, en su lucha por extirparse de un entorno con pocas expectativas, pasa de víctima a verdugo, de buen alumno a NED, de monaguillo a esnifador de pegamento. Y cuando intenta volver a ser como antes, la nueva realidad y el pasado reciente le impiden que se conforme dando lugar a una casi inevitable autoconfrontación violenta.

Vamos a ver. Después de la película, mientras íbamos a casa helados de frio, íbamos conversando sobre la película. Creo que es una película cruda, porque representa lo que puede ser la realidad, no en una Escocia de principios de los 70, si no de cualquier país europeo en estos mismos momentos. Un sistema nada atrayente para la gente joven, con una falta de valores educativos generales y sobre todo con un futuro bastante gris en la mayoría de las expectativas que la gente joven tiene. Y es verdad que esas expectativas hay que trabajarlas y hay que luchar por ellas, pero también es cierto que quizás estemos viviendo los momentos más crudos para toda una generación, a la que se les ha dado todo, se nos ha dado todo, y se nos ofrece poco o muy poco para nuestro futuro como personas y ciudadanos. De la misma manera creo que no es una película real en cuanto a que lo que ocurre en la película esta exagerado. Un estudiante de matrícula de honor pasa a ser no un chaval de la calle, macarra, navajero, si no un tipo con muy poca cabeza y totalmente engullido por la violencia. Y aún teniendo su corazón (todas las personas tienen su corazón, hay una escena muy dura en la que le dice a un amigo suyo que no quiere pelear con él porque si no le mataría y que sentiría tener que hacerlo) su transformación está llevada hasta el extremo. Creo que de todos modos es una película bestial para después seguir pensando en el tipo de sociedad que estamos haciendo y sobre todo en el tipo de personas en que nos estamos convirtiendo. Una sociedad que a este tipo de personas no les da mayor oportunidad que estar en la clase de los tontos (otra de las escenas de la película) es una sociedad enferma. Una sociedad que no sabe como suplir las carencias estructurales afectivas y sociales que tenemos es una sociedad sin rumbo.

Escenas hay muchas y algunas tremendamente duras. El frio escocés se te mete en el cuerpo a base de peleas, familias desestructuradas, modelos educativos en donde la correa estaba dentro de la ley educativa (en el Reino Unido hasta hace muy poco estaba permitido pegar con una correa que todo profesor tenía en su mesa… por aquí también hasta hace no poco te daban un tortazo a la menor), desinformación total en cuanto a los consumos, paro generalizado, ley del más fuerte, control absoluto, machismo autoritario, agresiones a las mujeres, alcoholismo normalizado… si, es verdad, es Escocia y son principios de los 70. Pero la verdad es que me dio miedo darme cuenta de cuantas cosas hay hoy en día bastante parecidas y no solo en Escocia. Si podéis ir a verla no lo dudéis.

Este es el trailer original:

Peter Mullan, el director, actúa en la película haciendo de padre del protagonista. Un director extraordinario que dice esto de su propia película: Creo que la palabra “impresionista”, aunque no sea la única, es la que mejor describe mi enfoque general a la hora de filmar NEDS, en el sentido de que la composición, la puesta en escena, etcétera, están determinadas tanto por la vida interior de John, el protagonista, como por los acontecimientos y personas que le rodean. A Connor McCarron le hicieron la siguiente pregunta en una entrevista: ¿Se ha sentido identificado en algún aspecto con el personaje? A lo que contestó: Desgraciadamente esa violencia juvenil y las bandas callejeras es algo bastante común. En la película se ven cosas que yo he visto también en el Glasgow actual. Por lo demás la música muy, pero que muy buena, del compositor Craig Armstrong.

Anuncios

One thought on “no educados y delincuentes

  1. Pingback: ¿bienvenidos? « Apuntes en mi Moleskine

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s