verano

No, no os penséis que es que en esta época del año me haya puesto a pensar en el verano porque no me gusta el invierno. Yo soy de los que digo que cada estación ( si es que existen las estaciones tal y como las conocimos de niños, que ya lo dudo) tiene lo suyo y el invierno lo tiene, evidentemente, y ya lo decía mi madre, que lo mejor del frío es el calor, el calor al llegar a casa y esa afirmación se hace difícil decirla en algunos días de verano, porque lo mejor del calor no suele ser el fresco al llegar a casa, hay veces que el calor se hace insoportable. Decididamente creo que prefiero el invierno al verano.

En este caso quiero hablar de Verano de Coetzee, el sudafricano, premio Nobel de Literatura en 2003. Leí su Infancia hace ya unos cuantos años, creo que el mismo año que fue distinguido con el premio. Y de lo poco que me acuerdo es que me gustó su prosa, su parodia y su autocrítica. Estos días leyendo algún artículo sobre su última novela, Verano, que ha sido el libro elegido por más de un suplemento cultural de periódicos y por revistas literarias, resulta que una de las cosas que más resaltan del escritor sudafricano es su mentira. Por lo visto en sus obras tiene una afición a mentir, a mentirnos, de la cual podemos estar agradecidos, ya que son sus mentiras las que, en parte, han iluminado sus obras. Sus memorias, que comenzó con Infancia, continuó con Juventud y ha terminado con Verano, están llenas de mentiras. Nos hizo creer que su padre era un afrikaneer salvaje, que no tenía ningún apego por su tierra, que su madre suplía al cien por cien la falta de cariño paterna, y así una tras otra.

En Verano (que no me la he leído todavía, porque me la regalaron en Nochebuena) por lo visto nos va a hablar de un montón de mujeres importantes en su vida, de su padre enfermo, y su convivencia con él. El periodo de estas memorias abarca desde 1972 a 1976. En aquella época Coetzee publicó sin mucho éxito sus dos primeras novelas, y serán estas personas las que vayan describiendo, según su propia experiencia, al Coetzee huraño, reservado, tímido, racista, incompetente con las mujeres, célibe, sin capacidad para relacionarse con ellas… ¿o son de nuevo mentiras? En cuanto termine el libro que tengo entre manos me pondré con este otro. Ya os contaré si me ha mentido mucho, aunque me temo que no me enteraré hasta la próxima vez. Y es que los buenos mentirosos tienen que creerse las mentiras, porque si no, el resto, nosotros, no nos las creeríamos.

5 thoughts on “verano

  1. Pues ya somos dos, a mi me encanta el invierno, el verano me da pereza y no tengo tanta actividad.
    Bueno, Coetze, no sabía nada de eso que cuentas, pero si la mentira está también contada como lo hace él, bien está, aunque a mi me gustaría que no fuera así.
    Yo he leído solamente un libro suyo “desgracia” me dejo un poco sobrecogida, es duro y sin concesiones, pero muy bien escrito, me gustó.
    Tendré que leer más.
    Un saludo
    Teresa

  2. En cierto sentido qué son si no mentiras bien contadas muchas obras que hemos leído? Si, es verdad, Coetzee suele ser así, sobrio y sin concesiones, como tu dices. ¡Hay tanto por leer! Ya lo hemos comentado más de una vez, pero ¿de dónde sacamos el tiempo? Y que viva el invierno!!

    Un saludo

    MrWilliam

  3. Mi sensación es que cuanto más leo menos sé y más libros me quedan por leer. Hubo un tiempo que leía sin tranquilidad. Ahora he aprendido a que lo bueno es disfrutar de la lectura y donde llego, llego. Me gusta más esta manera de leer.
    Un buen año
    Teresa

  4. Así es Teresa. Yo también llegué a esa conclusión. No solamente con la lectura (cuánto más se disfruta leyendo tranquilamente) si no con la música (antes sufría un montón en los conciertos con las toses y demás hasta que me dije que yo allí iba a disfrutar.

    Bueno Teresa, que sea un año propicio para ti y los tuyos.

    Un abrazo.

    MrWilliam

  5. Terminado el libro solo me queda decir que quizás mi aseveración de que a Coetzee le gusta mentir quizás sea demasiado dura. Digamos que se recrea en la invención de una realidad ficticia. Por otro lado es un buen libro para conocer algo más de Sudáfrica en la década de los 70.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s