¿las reinas leen?

Esta es la pregunta que me hice después de leer el libro. ¿Las reinas leen? El supuesto de una exquisita educación, un cultivo de las más refinadas aficiones y disponer de bastante más tiempo que cualquier otra persona para esas aficiones, ¿da la inquietud por la lectura? ¿Qué tipo de lecturas realizan? ¿Tienen escritores favoritos? ¿Leen más escritores de su propio país, por eso de hacer patria?

Alan Bennett es un dramaturgo, actor, novelista y guionista británico, ganador un Premio Tony por su obra The History Boys. Es autor de muchas y celebradas obras teatrales como Habeas CorpusForty One Years OnKafka’s DickThe Madness of George III (adaptada después al cine). También es apreciado su trabajo en la televisión y en el cine. Aun con una dilatada literaria a sus espaldas, sólo comenzó a escribir prosa en la última década.

¿Qué pasaría si la reina Isabel II de Inglaterra empezara a leer libros compulsivamente?

Alan Bennett lleva esta especulación al papel y elucubra sobre las implicaciones que acarrearía este hecho para la reina y para todo su mundo. Su título: Una lectora nada común. Una pequeña novela, demasiado para ser una novela, aguda y encantadora, de un fino humor británico.

Y es que la reina sufre una transformación tras entrar en el mundo de los libros, cambia por completo gracias al poder de las letras, pasando de su hieratismo, su frialdad y su seguridad en sí misma a una situación de inquietud sin límites, a unas ganas locas de vivir y a una eterna inseguridad. Porque los libros demuestran que el mundo es más complejo de lo que parece y te facilita el ponerte en la piel del otro.

Si le hubieran preguntado si la lectura había enriquecido su vida habría contestado que sí, sin duda alguna, aunque habría añadido con la misma certeza que al mismo tiempo la había vaciado de toda finalidad. En otra época era una mujer resuelta y segura de sí misma, que sabía cuál era su deber y tenía intención de cumplirlo todo el tiempo que pudiera. Ahora muchísimas veces estaba dubitativa.

El autor, como muchos se han cuidado de recalcar, muestra la imagen de la reina con exquisito decoro, como un buen súbdito y jamás la ridiculiza, jamás la humilla, y esta elegancia a la hora de presentarla termina por hacernos sentir compasión por la propia reina, por sus protocolos, su obligación de mostrarse interesada pero no interesante. Su transformación en lectora irredenta, pues, también transita por el mismo camino, y el autor recurre al humor, a la fábula, para conseguir que ambas facetas del mismo personaje coexistan en la realidad que todos conocemos.

Nunca le había interesado mucho la lectura. Leía, por supuesto, como todo el mundo, pero el gusto por los libros era algo que dejaba a los demás. Era un hobby, y la naturaleza de su trabajo entrañaba no tener hobbys. El jogging, cultivar rosas, el ajedrez o escalar, el aeromodelismo y decorar tartas. No. Las aficiones suponían preferencias y había que evitar las preferencias: excluían a la gente. No tenía preferencias. Su trabajo consistía en mostrar interés, pero no en interesarse. Y además leer no era hacer algo. Ella hacía cosas.

Lástima que la novela sea tan cortita. Sólo tiene 119 páginas de letra enorme (así que calculo que ni siquiera llega a 50: se puede leer en menos de una hora, así, tal cual). La historia es prácticamente inexistente, sólo se plantea como una sucesión de reflexiones acerca del poder de la literatura y como éste genera pequeñas anécdotas en la vida diaria de una reina omnipotente. No hay mucho más. Y no es poco. Hubiera sido interesante añadirle un poco más de complejidad a la trama para que la historia trascendiera la anécdota.

De todos modos, Una lectora nada común es una lectura imprescindible para todo aquél que haya sentido alguna vez cómo un libro le ha cambiado la vida de alguna forma. Y al cerrar este pequeño libro de Alan Bennett uno no puede evitar hacerlo con una sonrisa. Sobre todo por la última línea, que, tranquilos, no voy a desvelar.

Es una lectura muy agradable, de entre libros, y es curioso ponerse en la piel de la reina de Inglaterra e imaginar lo que pensaría en el caso de que leyese lo que en la novela nos cuentan que lee. Os dejo con otra maravilla de Bennett, y también relacionada con un monarca inglés y alguna locura suya. La locura del rey Jorge es una extraordinaria película con guión del propio Bennett adaptando una obra de teatro suya.

 

 

 

9 thoughts on “¿las reinas leen?

  1. Me han hablado de este libro…e incluso lo he estado mirando a menudo en la librería. Pero nunca me ha tentado lo suficiente. Pero le tengo que dar una oportunidad tras leer tu reseña.
    Gracias!!
    Por cierto Feliz 2011 y muy felices lecturas!!!

  2. Oh si Maria! Léelo porque te va a gustar. Sencillamente habla del amor por la lectura… incluso aunque seas una reina!

    Feliz año a ti también y espero tener esas felices lecturas! Con tus recomendaciones en tu blog tengo unas cuantas pendientes!

    Un saludo

    MrWilliam

  3. Willian yo lo leí hace un tiempo y lo he recomendado un montón, me encantó. Es un libro delicioso, con un humor sutil y encima es culto, una delica. Espero que María lo lea.
    Un saludo
    Teresa

  4. Efectivamente Teresa, eso es lo que me pareció, un libro con un humor muy fino y sobre todo con cierto nivel en las referencias literarias… anima a leer los libros que se mencionan! Definitivamente María lo tiene que leer! Y luego que nos cuente!

    Un saludo

    MrWilliam

  5. Sí, yo también me apunte autores y libros, aún no los tengo pero entán en mi libreta de futuros libros.
    Hay veces que descubre estos libtiros que te aleghran esos momentos de lectura.
    Por cierto que ayer vi la película de “El discuso del Rey” y me encantó, como es inglesa y también tiene un tinte de humor y realidad estupendas, te la recomiendo.
    Un saludo
    Teresa

  6. Pues mira Teresa, hoy tengo pensado ir al cine (aprovechando que es Día del espectador) y estaba en duda si ver la que tu comentas o De dioses y hombres. Según lo que opine el amigo con el que iré elegiremos una u otra, aunque creo que la veré más pronto que tarde.

    Un saludo y buenos días!

    MrWilliam

  7. Pues no Teresa, no he ido a ver tu recomendación, porque si a veces ya es difícil ponerse de acuerdo dos personas para elegir la película, si son tres ya ni te cuento. En fin, que me han llevado a ver Camino a la libertad, de Peter Weir (con lo que me gusta a mi este director y de verdad que me he aburrido terriblemente). La tuya sí o sí cae la próxima semana (o el fin de semana, ya veremos).

    Gracias de todos modos.

    Un saludo

    MrWilliam

    P.D. Ni se te ocurra ver la que comento. Predecible, demasiado americana (hasta el polaco parece de New Jersey), aburrida porque sabes como termina, no logra emocionar (y mira que la historia en si tiene todos los elementos para emocionar) y encima he pasado una sed tremenda…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s