noches tranquilas

Diana Krall es una de esas personas que por fuerza tenía que salir artista, y de las buenas. Su abuela cantante de jazz, su padre y su madre tocaban el piano, su padre era coleccionista de discos de Fats Waller, el gran pianista norteamericano de swing que ella intentaba interpretar al piano desde muy pequeña. Y si a esto le añadimos su carrera de piano en el Conservatorio de Vancouver, la beca del Festival Internacional de Jazz de Vancouver para estudiar en la prestigiosa Berklee College of Music, en Boston, y su experiencia ganada poco a poco en bares y restaurantes desde muy joven y todo esto unido al gusto personal, estaba claro que iba a salir una cantante e intérprete de piano jazz como pocas. Esa faceta de intérprete de piano y cantante es lo que cultivó desde casi el principio.

En 2009 publicó Quiet Nights, el que es su noveno álbum de estudio y aunque sea eso, un álbum grabado en estudio, tiene la frescura e inmediatez de una grabación en directo ya que sus doce temas (trece en la edición para iTunes) fueron todos grabados en una o dos tomas, algo que muy poca gente puede decir haber hecho, y menos con esta calidad en donde se hace patente la madurez que ha conseguido la artista canadiense. El trabajo está basado en el jazz-bossa y le favorece enormemente a su registro vocal, esa voz negra y entrecortada, como entre cálidos suspiros muchas veces.

El estilo brasileño de la bossa-nova no es ajeno a Diana y los tres temas de este estilo, más la adaptación de otros cuatro al mismo y las otras tres baladas hacen de este disco un álbum tremendamente agradable y sensual. El título del trabajo viene del tema compuesto por Antonio Carlos Jobim (en origen el tema se titulaba Corcovado) y uno de los tres en los que los dos artistas han colaborado. Interpreta también temas clásicos de Lorenz Hart o Johny Mercer y se luce definitivamente con algunos de los temas brasileños más populares y conocidos en todo el mundo como son The Boy From Ipanema (Garota de Ipanema en el original, The Girl From Ipanema) y So Nice.

Y aquí os dejo con el archiconocido tema The Girl from Ipanema en esta deliciosa versión de la Krall que se transforma en The Boy from Ipanema. ¡Qué gusto tiene esta chica!

Anuncios