desgraciado bufón!

El pasado martes estuve en la representación de Rigoletto, ópera entres actos de Giuseppe Verdi, con libreto de Francesco Maria Piave, basada en la obra de Victor Hugo Le Roi s’amuse y estrenada en el teatro La Fenice de Venecia el 11 de marzo de 1851. Con esta presentación no me negaréis que no es como para profundizar un poco en ella, ¿no?

A primeros de 1850, el teatro La Fenice invitó a Verdi a componer una nueva ópera para ser estrenada allí. Verdi eligió el drama Le roi s’amuse (El rey se divierte) del Víctor Hugo, aún a sabiendas de que esta obra había estado censurada en París, acusándola de manifestar el libertinaje de un rey. Por eso mismo, Verdi aceptó desde un principio modificar los nombres y los lugares siempre que pudiera conservar el núcleo del drama. Tres meses antes del estreno llegó de nuevo la censura que vetó el libreto. El comunicado decía así: «El gobernador militar de Venecia, señor Gorzowski, deplora que el poeta Piave y el célebre músico Verdi no hayan sabido escoger otro campo para hacer brotar sus talentos, que el de la repugnante inmoralidad y obscena trivialidad del argumento del libreto titulado La maledizione. Su Excelencia ha dispuesto pues vetar absolutamente la representación y desea que yo advierta a esta Presidencia de abstenerse de cualquier ulterior insistencia al respecto». El asunto se resolvió gracias a la diplomacia de los administradores del teatro. Se trasladaron a Busseto y allí se pusieron de acuerdo con Verdi y el libretista para que se cambiasen al menos cinco puntos:

  • Trasladar la acción de la Corte de Francia a una Corte menor.
  • Cambiar los nombres de los protagonistas inventados por Víctor Hugo.
  • Cambiar la escena en que el libertino posee una llave para acceder al cuarto de la protagonista por otra distinta que respete la necesaria decencia.
  • La visita del rey (duque finalmente) a la taberna será casual y no dictada por bajos propósitos.

Verdi aceptó estos condicionantes y el contrato se firmó. Las firmas fueron tres: Verdi, Piave y Guglielmo Brenna, secretario de La Fenice. Así fue cómo nació la ópera Rigoletto que hoy se conoce. Verdi se propuso en esta obra conciliar la estructura tradicional del melodrama con la complejidad del protagonista, Rigoletto, y eso no lo pudo cambiar la censura con sus condiciones. El bufón Rigoletto es un personaje verdiano, que se mueve entre el afecto por su hija y el odio por el Duque y los cortesanos. Es exactamente lo que Verdi quería realizar.

El argumento de la ópera es totalmente verdiano, como hemos dicho. El amor, la pasión, el drama, la tragedia, las relaciones y el engaño están presentes en el desarrollo de esta magnífica ópera.

El duque de Mantua y su bufón (Rigoletto) secuestran a la hija del conde de Monterone. La secuestrada decide suicidarse antes de ser sometida a las torturas de ambos personajes, con este antecedente comienza la ópera:

  • Acto I: en el salon del palacio del duque.

El señor de Mantua ante sus invitados se vanagloria de que ha intentado seducir a una muchacha mientras estaba disfrazado. Mientras tanto trata de insinuarse a la condesa de Ceprano en presencia de su marido. Mientras esto ocurre Rigoletto se va burlando de todos los invitados tratando de humillarlos. Al burlarse el bufón del conde de Monterone, éste lo maldice. Marullo comenta a los asistentes de la existencia de una amante secreta de Rigoletto, de esta manera todos tratan de devolver al fufón sus insultos.

En las cercanías de la casa de Rigoletto, el bufón encuentra por la calle a Sparafucile, asesino a sueldo, del que toma su dirección por si lo necesita en un futuro. Rigoletto llega a su casa a ver a Gilda, la hija que mantiene en secreto, a su vez ella le oculta que se ve desde hace tiempo con un joven estudiante, que no es otro que el duque disfrazado. Los cortesanos secuestran a Gilda simulando raptar a la condesa Ceprano, Rigoletto participa en los hechos y sólo se da cuenta del error cuando ya es tarde.

  • Acto II: en el palacio del duque

Rigoletto, desesperado, quiere parar la historia como sea, pero no lo consigue. Decide por fin contar a su hija toda la verdad y quien es en verdad el duque, la muchacha no hace caso al padre al sentirse enamorada de ese personaje. Rigoletto jura venganza.

  • Acto III: a orillas del río Mincio.

Rigoletto se dirige a casa de Sparafucile, de quien contrata sus servicios. El bufón enseña a su hija la verdadera naturaleza del duque al contratar también a la hermana del sicario, una prostituta, con el fin de que la hija vea cual fácil es mantener relaciones con el duque. Rigoletto recomienda a su hija que huya a Verona disfrazada de chico. Gilda, no obstante regresa a ala posada y se entera de los planes de asesinato de su padre. Maddalena, la prostituta queda prendada del duque y suplica a su hermano que perdone su vida, a cambio ha de matar al primer extraño que entre por la puerta. El primero en atravesar la puerta será Gilda, con lo que es herida de muerte. Sparafucile, entrega a Rigoletto un saco en donde cree que se encuentra el duque de Mantua. Éste se dispone a abrirlo cuando ve aparecer al duque vivo. En el saco sólo se encontrará su hija agonizante que morirá en sus brazos. Rigoletto se lamenta de la maldición del conde de Monterone.

¿A qué momentos vocales, a qué números o escenas de Rigoletto se debe prestar una especial atención? En realidad la ópera es tan compacta y goza de tal dosis de perfección que requiere, en primer lugar, una apreciación de su totalidad. Es, sin duda, una de las ópera que hacen justicia a la voz de barítono pues el personaje de Rigoletto es quizás, si no el mejor, uno de los mejores para esta voz. Del primer acto, no obstante, se deben subrayar la balada del Duque Questa o quella y el aria de Gilda  Caro nome. Son dos momentos de definición de los personajes: libertino y mujeriego, el primero; sensible y enamoradiza la segunda.

En el segundo acto un punto de concentración especial se debe reservar para el cantabile Parmi veder le lagrime, del Duque de Mantua, y para la turbulenta aria de Rigoletto  Cortigiani, vil razza dannata, con dos tipos de sentimientos emocionales y de tratamientos orquestales muy diferentes motivados por la figura de Gilda.

En el tercer acto se sitúa el momento más popular de toda la ópera, la canzone para tenor La donna è mobile, que hizo exclamar a Stravinsky que había en ella más invención artística que en toda la Tetralogía wagneriana, y uno de los cuartetos más bellos de toda la historia de la ópera, Bella figlia dell’amore, con la perfecta definición de cuatro estados de ánimo contrapuestos arropados por un gran sentido de la  unidad armónica y musical. No es extraño que Verdi manifestase en una ocasión que Rigoletto era “su mejor ópera”. En cualquier caso es una de las creaciones más emblemáticas, desgarradas e inspiradas de su autor y, por extensión natural, de toda la historia de la lírica.

Y os dejo finalmente con el que para mi es lo mejor de esta ópera. Solo por este maravilloso cuarteto merece la pena escucharla. Y qué voy a deciros del video que os he puesto… pues que es uno de los momentos sublimes de toda la historia de la ópera. ¡La carne de gallina!

 

 

Anuncios

la literatura de brunetti

El comisario Guido Brunetti es un personaje de Donna Leon, norteamericana afincada en la Serenissima Venezia, que en sus más de veinte novelas me ha hecho que amara, más si cabe, a la esplendorosa ciudad y antigua república. Cualquiera que vaya a visitar la ciudad, con leerse uno de estos libros empezará a comprender el espíritu veneciano, el verdadero, más allá de góndolas de plástico que se fabrican en Taiwan para venderlas en San Marcos.

El comisario Brunetti trabaja en su ciudad natal. Cada caso es una oportunidad para que la señora Leon nos revele el lado oscuro y oculto de la realidad. El hecho de que pueda atacar sólo hasta cierto punto la corrupción endémica del sistema, convierte al comisario Brunetti en un hombre profundamente cínico, lo que no impide que vuelva a intentarlo una y otra vez. Brunetti encuentra consuelo en compañía de su esposa Paola, miembro de una de las más antiguas familias venecianas, y de sus dos hijos, Raffi y Chiara. Paola enseña literatura inglesa en la universidad y, a pesar de su pasado familiar, tiene un pensamiento de izquierda alimentado todavía por los acontecimientos sociales de 1968. El calor doméstico de su familia contrasta con la corrupción y la crueldad que Brunetti encuentra en el trabajo. El jefe de policía, el vicequestore Patta, es un bufón inútil y egoísta que constantemente pone trabas a la tarea de Brunetti por cuestiones de intereses políticos. Por su parte, el sergente Vianello y la multifacética y muy bien conectada signorina Elettra, secretaria de Patta, ayudan a Brunetti para llegar con sus investigaciones un poco más allá de lo que le permiten sus superiores.

Pero no quería incidir en el tema de las novelas en si, o no, por lo menos, en el estilo de novela policíaca. Si, están bien; algunas mejor que otras; son entretenidas. De lo que quería hablar es de la literatura que se haya en las páginas de estas novelas. La autora es una aficionada empedernida (amante, se podría decir) de  Henry James, Jane Austen, Dickens, Shakespeare y esto lo ha trasladado a los personajes y a las tramas de sus novelas. Paola, la esposa de Brunetti es profesora de literatura inglesa en la universidad y una de las más prestigiosas investigadoras de Henry James del país. Brunetti, lejos de la imagen de comisario de policía italiano, disfruta leyendo literatura clásica y libros de historia antiguos. Un día me puse a hacer un pequeño listado (pequeño porque solo me dediqué a los tres primeros libros) de las referencias literarias que salieron de aquellas páginas y este fue el resultado:

Agamenón (uno de los protagonistas de la Iliada), Aldo Manuzio (humanista), Alicia en el País de las Maravillas (obra de Lewis Carrol), Aquiles (héroe mitológico y uno de los protagonistas de la Iliada), Aristóteles (autor griego), Beowulf (poema épico anglosajón), Casa desolada (obra de Charles Dickens), Dama Morena (de los Sonetos de Shakespeare), Dante (autor italiano), Edith Wharton (autora norteamericana), Edward Gibbon (historiador británico), El pacto de Fausto (obra de Goethe), El rey Lear (obra de Shakespeare), Esquilo (autor griego), Estrabón (geógrafo e historiador griego), Henry James (autor norteamericano), Homero (autor griego), Iliada, Italo Calvino (autor italiano), La copa dorada (obra de Henry James), La muerte de Ivan Ilitch (obra de Tolstoi), Los despojos de Poynton (obra de Henry James), Otelo (obra de Shakespeare), Patroclo (compañero de Aquiles), Persuasión (novela de Jane Austen), Platón, Plutarco, Tomás de Aquino (teólogo), Tucídides (historiador griego), Virgilio.

Son solo las referencias literarias de las tres primeras novelas. Espero que algún día editen un diccionario literario de las novelas. Yo por de pronto decidí ir leyendo algunas de ellas, porque creo que merecen la pena.

Estos es. Unas novelas policíacas que guardan un sentido y unas referencias culturales y literarias fuera de lo común. ¿Habéis leído alguna de estas novelas? ¿Qué os han parecido?

* Por cierto existe un libro escrito por esta autora que no es una novela de Brunetti, pero si una obra sobre la Venezia de Brunetti. Paseos por Venecia (Seix Barral), una serie de paseos y recorridos por la ciudad de los canales según las novelas por ella escrita. No es una guía al uso y en ella aparecen restaurantes, bares, tiendas y lugares que no suelen aparecer en las guías de turistas, pero bastante más auténticos que muchos de esos lugares.

* Los libros de Donna Leon no están traducidos al italiano para que pueda seguir viviendo discretamente en Venezia ( y me imagino que sin ningún sobresalto, porque otro de los elementos clave de estas novelas son las feroces críticas al sistema político italiano, bien sea a nivel estatal, como local).