música para una esquizofrenia

Quien más quien menos si ha visto alguna película de Tim Burton se ha fijado en la música que acompaña a las fantásticas escenas que suele inventar el director californiano. En la película en que se estrenó como productor y director, La gran aventura de Pee-Wee, lo hizo acompañado de un gran amigo suyo que sería quien compusiera la música, Danny Elfman. Fue el comienzo de una maravillosa sociedad. Tras esta película Elfman ha realizado las bandas sonoras del resto de las películas de Burton (salvo en dos ocasiones) y siempre, siempre, su música ha dado de qué hablar.

Cuando se estrenó Batman todo el mundo tenía en mente las maravillosas fanfarrias que John Williams compuso para Superman y en cambio Elfman nos sorprendió con la parte más oscura del personaje de cómic. De la misma manera Pesadilla antes de Navidad dejó de lado la música tipica de Disney para meterse de lleno otra vez en el lado oscuro de la música. A partir de entonces sus bandas sonoras siempre han tenido una gran acogida y se han caracterizado por su frescura, originalidad y sorprendente uso de la música para la gran pantalla. Buena muestra de su trabajo de composición lo tenemos con las bandas sonoras de Eduardo Manostijeras, Los Simpson, Spiderman, Dick Tracy, El indomable Will Hunting o más recientemente Alicia en el País de las Maravillas.

La música de la que quiero hablaros hoy no es, casualmente, ninguna banda sonora, aunque, evidentemente, lleva en su partitura todo el buen hacer de Elfman para el séptimo arte. Se trata de una composición en forma de Serenata, en forma de concierto, con siete movimientos diferentes. La composición lleva el título de Serenada Schizophrana y fue creada en 2006.

La verdad es que el nombre lo dice todo. Una serenata basada en la esquizofrenia de su compositor, que adopta una personalidad distinta para cada movimiento. Y estas personalidades provienen de todas las influencias que Elfman enumera en el libreto interior del disco: obviamente Bernard Herrmann y Nino Rota, soprendentemente Phillip Glass, Carl Off, Sergei Prokofiev, Bela Bartok, Igor Stravinski, Dmitri Shostakovich, Dimitri Tiomkin, Max Steiner, Duke Ellington, Erich Wolfgang Korngold y Harry Partch (con el que Elfman guarda sorprendentes similitudes en cuanto a su carácter extravagante, y en cuanto a la búsqueda de sonidos que rompan con lo convencional). Serenada Schizophrana está formada por 7 movimientos, como he apuntado, siendo el último corte del disco, el octavo, un bonus track con el saxo como protagonista. La obra le fue encargada al compositor por la American Composers Orchestra y utilizada en la película IMAX Deep Sea 3D con muy buenos resultados, lo que sirvió de acicate para la composición del concierto en un disco.

I. Pianos:

El primer movimiento titulado Pianos nos recuerda extraordinariamente a la música de Bernard Herrmann en Con la muerte en los talones, de Hitchcock, con unos violines que marcan la melodía y un piano que actúa a modo de percusión. El segundo, Blue Strings, es una preciosa pieza sutil y vaporosa que dura cerca de diez minutos y llegamos al tercer movimiento, A Brass Thing, que nos recuerda a otras composiciones cinematográficas de Elfman, con sus marchas semi militares-circenses. El cuarto movimiento, The Quadruped Patrol, es un auténtico juego mental que experimenta con nuestra psicología haciéndonos ver un extraño ser gracias a los vientos, las cuerdas y las voces humanas. Maravilloso. Y así llegamos al quinto movimiento, I Forget, que es el verdadero corazón de la serenata sustentado en ocho voces femeninas que de una manera muy operística, recordándonos a Orff, nos cantan en castellano algo que no sabemos que quiere decir ya que parte de esa esquizofrenia se apoya en el fallo de la dicción de las propias cantantes. Una locura extraordinaria. El sexto movimiento, Belles and Whistles, tiene un estilo muy fiel del propio compositor, sin influencias de ningún otro compositor, donde los instrumentos y las voces se unen para ofrecer un apoteósico final de la obra, pero queda el séptimo movimiento, End Tag, una diminuta y delicada última pieza.

V. I Forget:

No sé muy bien cómo se puede calificar esta música, ni creo verdaderamente que se pueda clasificar de alguna manera… ¿música vanguardista? ¿música moderna? ¿contemporánea? Quizás el mejor adjetivo sea el que el propio autor le puso. ¿No os lo parece?

Anuncios

una foto cada día

 

Hoy os traigo al blog una página web, una plataforma para publicar tus fotos que me ha parecido curiosa y con bastantes posibilidades. No se trata de una plataforma al uso, no se trata de un sitio para ir colgando todas las fotos que realizas. No. Sólo puedes poner una foto al día. ¿Sólamente? Si, así es. Entonces… Os lo explico.

Hay gente que tiene la costumbre, o tenemos la costumbre, de ir anotando retazos de nuestra vida en diferentes lugares, en el Moleskine, en un diario, en un blog, en notas dispersas, en cartas a amigos, etc. La cuestión es expresarnos bien sea por la escritura, bien por la fotografía (también el vídeo), bien por ambas. Realidad o ficción, a todo el mundo que le guste expresarse en palabras e imágenes, quizás le interese un invento escocés que está triunfando en la blogosfera anglosajona.

Blipfoto es una web en la que cada día, mientras se pueda y se quiera claro está, todo es voluntario, se publica una foto de ese día, que es el requisito indispensable para participar, con un texto, o sólo con un título si no hay tiempo para más. Es así de sencillo, una imagen acompañada de unas pocas palabras o de una poesía o de un texto que hayamos encontrado, un diario digital sobre lo ordinario, sobre la cotidianidad, lo que nos sucede, lo que creamos, lo que encontramos, cada uno publica lo que más le ha movido ese día, la inmediatez es la gran particularidad de este cuaderno online. Podemos publicar una foto instantánea, o una foto editada, una foto artística o simplemente una foto que para nosotros tiene más significado el objeto, la persona o la situación fotografiada que la forma de hacerlo. Un diario que sirve como estímulo para mejorar nuestras habilidades fotográficas, y también las literarias, o simplemente ese pequeño espacio íntimo para el que nos reservamos unos minutos al día para estar con nosotros mismos.

¿Qué podemos encontrar en Blipfoto? Fotografías de paisajes remotos, de arquitectura, colores, de un concierto de música, texturas, de la última hornada de bollos, o imágenes de pájaros, ardillas y demás fauna que se encuentra cerca de los que participan en este proyecto fotográfico. También de lo más cercano, los hijos, abuelos, demás familia y amigos, el té matutino, el pub de al lado, el gato dormido en el sofá, etc.

Más interesante o menos, cada uno inserta lo que quiere y de la forma que quiere: de un modo espontáneo, fotográfico, artístico, etc, cada uno trata de capturar la belleza de lo cotidiano en lo que le rodea. Las páginas de ese cuaderno personal pueden ser visitadas y comentadas por otros blippers (esto es, los que “blippean” o colaboran en blipfoto) y también puntuadas. Por lo tanto es normal que nos esmeremos un poco en publicar una foto bien hecha, o con cierto estilo. Dedicaremos diez minutos a Blipfoto y seguro que mejoraremos nuestra aptitudes fotográficas o por lo menos nuestros puntos de vista. Pararse al final del día a reflexionar lo que te ha sucedido, lo que has hecho y lo que has dejado de hacer es un ejercicio que todo el mundo deberíamos realizar y que mejor manera de hacerlo que con ayuda de una fotografía. Podemos utilizar la cámara que queramos, una réflex impresionante, una compacta que llevamos a todos los sitios, el iPhone que me da tanto juego o cualquier otro móvil con cámara. No hay límites.  El perfil del blipper es el de un ser con curiosidad, amable, sensible, educado, con una tendencia a la introspección y a lo artístico y que suele vivir en lugares remotos como Escocia, Finlandia o Canadá, por eso si entráis en la web y echáis un vistazo, en estos momentos os encontraréis con una multitud de paisajes nevados. Dentro de los protocolos de Blipfoto está el de dar la bienvenida a los nuevos blippers y se felicita a los que han publicado sus pimeros 100 o 200 blips (la organización se encarga de anunciarlo). Como véis Blipfoto es una comunidad cálida y amistosa en la que la presencia de participantes de nuestra zona escasea. Yo os animo a que lo probéis y con la cámara que tengáis a mano, es una experiencia  que transformará vuestra forma de ver lo cotidiano.

Pros:

* Es una manera dinámica de llevar una especie de diario que luego puedas revisar tranquilamente.

* Nuestra manera de ver la vida se ensanchará sí o sí.

* Es un gran blog mundial con fotografías de lugares que de otra manera sería imposible conocer.

* Cada foto es un pedazo de la vida de una persona (evidentemente de la vida que hacen pública).

Contras:

* La fotografía no puede llevar marcos. Y es una pena porque hoy en día muchos editores de fotografía hacen verdaderas maravillas.

* El texto tiene que ser en inglés. Lo cual puede ser cierto problema para algunas personas, aunque hoy en día para poner un título y un texto corto hay multitud de traductores bastante fiables. Y por otro lado nos ayuda a practicar nuestro inglés.

Otro detalle es que la fotografía tiene que ser realizada en la fecha en la que vas a publicarla. Esto no quiere decir que, por ejemplo, si estás de viaje y no tienes acceso a internet te quedes sin publicar esas preciosas fotos que has realizado ya que las puedes colgar a posteriori, pero eso si, siempre con la fecha en las que las has tomado.

Bueno, pues nada, espero que os guste la idea. A mi me ha parecido muy sabrosa ( y eso que con la primera foto tuve problemas, que si tenía marco, que si el texto no estaba en inglés… eso me pasa por no leer la letra pequeña!). Os dejo el enlace con mi Blipfoto en el muro de la derecha. Que lo disfrutéis.

Por cierto que Blipfoto está disponible para diferentes plataformas y artilugios varios. Yo ya me he descargado la app para el iPhone…

proyectos 2011

Ha comenzado el año y es el momento de hacer recuento de todos esos proyectos que tenemos para el 2011, esas ideas que nos suelen rondar por la cabeza a comienzos de cada año y que después poco a poco (o a grandes zancadas) se pierden en la memoria más profunda, en ese espacio al que ya no podemos llegar. Por eso he decidido compartir con vosotros mis proyectos para 2011 y así tenerlos a la vista. Veremos que tal dentro de un año. Son proyectos para vivir una vida mejor, más sana y apetecible. Allá van:

El orden de los factores no altera el producto.

1. Hacer ejercicio diario. Bicicleta, salir a correr y disfrutar de las calles vacías mientras levanta el día, saltar y recorrer los parques de la ciudad e ir notando como poco a poco mi cuerpo va adquiriendo el estilo perdido. Creo que lo agradecerán no solo mi cuerpo, ni mi mente, si no el resto de personas que están a mi alrededor.

2. Comer tranquilamente. Tengo un problema, como demasiado deprisa. Mi dieta es bastante buena (habrá que mejorarla y bajar la carne, subir el pescado y dejar los dulces) pero no mastico apenas. Mi meta es disfrutar más tranquilamente de la comida. En cuanto a la bebida, no soy persona de beber alcohol diariamente, así que seguiré bebiendo moderadamente pero no porque me lo obliguen las situaciones sociales ni las fechas.

3. Disfrutar de la lectura. Ser capaz de poder dejar un libro si no me gusta (creo que este objetivo va a ser muy difícil de cumplir) y dejarme aconsejar por amigos y conocidos. Visitar más la biblioteca porque así mi bolsillo me lo agradecerá y mis estanterías también. Alternar la narrativa actual con los clásicos.

4. Gozar más con los amigos, con la familia, disfrutar de las buenas conversaciones, de los momentos que compartimos. Escucharme más a mi mismo.

5. Viajar, aunque sea a un pueblo cercano y descubrir nuevos lugares, gentes, fiestas, culturas.

6. Seguir disfrutando tal y como lo hago con la música. Seguir con mi propia banda sonora.

7. Pasear, andar por la ciudad, utilizar el transporte público, utilizar la bici, descubrir nuevos rincones de mi propio lugar, su historia, mi historia, mi cultura.

8. Hacer una contención del gasto superfluo. Por mi bolsillo, por mi y por el resto.

9. Abrirme a conocer gente nueva, no cerrarme a ello, dejar de lado mi timidez natural y mi comodidad personal.

10. Continuar con esta aventura del blog, aprendiendo de los que llevan varios años y de la gente nueva que lo hace tan bien.

Y vosotros, ¿tenéis proyectos para este 2011?

para que te pique el gusanillo

Hay libros para leer con tiempo, otros para leer con ganas, otros con un diccionario al lado, los hay para reír y para llorar, para leer en el tre o en el autobús, para una noche de insomnio o para leer un capítulo cada noche, los hay de referencia y de cabecera, hay libros que los lees una y otra vez y otros que cuando los terminas de leer al minuto ya no te acuerdas ni del nombre del protagonista, hay libros para estremecerte, para sentir, para viajar a otros lugares y a otras épocas, para imaginar, para consultar, hay libros que guardas con mucho cariño, libros que prestas y otros que no dejarías ni a tu mejor amigo, hay libros para ver las fotografías, libros para jugar, libros para aprender y libros para recordar… hay libros para todos y para todo.

El libro que traigo hoy es un libro catalogado para gente con prisas y escrito (más bien dibujado) por Henrik Lange. Está editado por Ediciones B y se titula 90 clásicos de la literatura para gente con prisas. Se supone que tienes 90 clásicos resumidos en cuatro viñetas. Vamos a ver. Por un lado está claro que leyendo este libro no te lees 90 clásicos de la literatura, ni conoces su trama, ni sus personajes, ni nada. Sirve poco más o menos para saber de que va… y poco más. La gracia del asunto es ver como el autor consigue resumir en cuatro viñetas de comic clásicos como Cien años de soledad, Ulises, El viejo y el mar, 1984 o El Señor de los Anillos (por poner un ejemplo).

Ahí va el ejemplo de El ingenioso hidalgo Don Quijote de la Mancha:

Viñeta 1: Aún no hay tele. Don Quijote lee mucho y se vuelve majara.

Viñeta 2: Ataca a molinos de viento que cree gigantes. Hasta su caballo piensa que está majara.

Viñeta 3: Descubre que nadie necesita héroes y vuelve a casa. Rocinante se lo agradece. Los molinos también.

Lo dicho, una tontería como una casa pero… ¿pero? Si, pero. Creo que es otra buena manera de que a gente que no está acostumbrada a leer clásicos le pique el gusanillo. Puede que si, ¿no? ¡O por lo menos puede ser un buen intento!

Si algún día estás en una cena y sacan de tema el Quijote por lo menos ya sabes de que va… eso si, ¡cambia de tema rapidamente!

obertura 1812

Pues resulta que a principios de los años 80 del siglo XIX Rusia estaba inmersa en diferentes celebraciones y aniversarios (me imagino que las celebraciones serían para la nobleza y poco más) entre la finalización de la catedral de Cristo el Salvador de Moscú, el vigesimoquinto aniversario de la coronación del zar Alejandro II y la Exhibición de Arte e Industria en la misma ciudad. Todas estas celebraciones estaban rodeadas de las conmemoraciones por la victoria rusa frente a las tropas napoleónicas de 1812. Así que le sugirieron a Chaikovski (Tchaikovsky en inglés y Чайковский, ahí es nada, en cirílico) que compusiese una obra para todos estos festejos. En seis semanas el compositor realizó su trabajo. La obra había sido planeada para ser interpretada en la plaza frente a la catedral, con una banda de metales acompañando a la orquesta, las campanas de la catedral y otras campanas en los alrededores tocando repiques, y salvas de artillería, disparadas con un panel eléctrico para asegurar la precisión requerida por la partitura, en la cual cada disparo debe sonar en el momento adecuado. Sin embargo este plan era muy ambicioso y no pudo ser llevado a cabo. Además, el asesinato de Alejandro II en marzo de 1881 quitó ímpetu al proyecto. En 1882, en la Exhibición de Arte e Industria, fue estrenada la Obertura con una orquestación convencional a puertas cerradas. La catedral fue inaugurada en 1883. Mientras tanto, Chaikovski le expresaba su desencanto a su protectora y mecenas, Nadezhda von Meck, diciendo que la Obertura sería “muy fuerte y ruidosa, pero carente de mérito artístico, porque la escribí sin calidez ni cariño”, sumándose así a la legión de artistas que de tiempo en tiempo han menospreciado su propia obra. Curiosamente, esta pieza es una de las obras más reconocidas de Chaikovski y uno de los trabajos más interpretados y grabados de su catálogo.

El análisis musical de esta obertura podría ser el siguiente. Consta de cinco tempos, aunque fundidos todos ellos en uno, Lento, Andante, Allegro giusto, Largo y Allegro vivace. Dieciséis disparos de cañón están escritos en la partitura. La obra comienza con una melodía religiosa de la Iglesia Ortodoxa Rusa, Dios proteja a su Pueblo, ejecutada por ocho violoncellos y cuatro violas, que recuerda cómo la declaración de guerra contra Francia fue notificada al pueblo en los servicios religiosos de toda Rusia. En ocasiones esta parte de la obertura es cantada a capella por un coro. Continúa con una mezcla de melodías tradicionales   y militares, que representan la angustia creciente del pueblo ruso al saberse invadidos por el ejército francés. La pieza continúa con una marcha presentada por los metales, donde se oye cargar a los ejércitos para enfrentarse en la batalla de Borodino. Un fragmento repetitivo y triunfal del himno nacional francés, La Marsellesa, sirve para representar al ejército invasor y la victoria de Napoleón sobre los rusos. A continuación, un diminuendo en la música representa la retirada rusa, evitando la confrontación directa con las tropas francesas al tiempo que dejan tierra arrasada. Vuelve a sonar la marcha de los metales y el fragmento de La Marsellesa, para indicar la entrada de los franceses en una Moscú incendiada. El fragmento de La Marsellesa sigue sonando, ahora en diminuendo, indicando la retirada de las tropas francesas, al tiempo que un crescendo indica el asedio ruso. Cinco disparos de cañón acompañan el avance de los rusos expresado en los instrumentos de cuerda y los metales, que preparan el campo para el cierre triunfal con el contrapunto entre el leitmotiv que representa al ejército ruso y el himno imperial ruso Dios salve al Zar, apoyado por once disparos de cañón y un repique de campanas. Este final muestra un anacronismo curioso, ya que Dios salve al Zar no era en 1812 el himno ruso, sino que lo era en la época en la que Chaikovski compuso la obra. La Marsellesa tampoco lo era en la época de Napoleón.

Hoy en día para interpretar esta partitura tal y como fue escrita, incluídos los cañonazos, es necesario utilizar un cañón moderno, ya que uno del siglo XIX es impreciso a la hora de disparar y evidentemente nos e puede cargar entre cañonazo y cañonazo con el tiempo suficiente.

Entre la curiosidades a la hora de utilizar esta melodía están las siguientes:

  • El gran final se escucha en la película Help!, de Richard Lester y protagonizada por The Beatles.
  • Woody Allen utilizó esta Obertura en una escena de su película Bananas (1971).
  • Robin Williams, en El club de los poetas muertos (1989), dirigida por Peter Weir, continuamente silba parte de la melodía de esta obertura.
  • Aparece en dos episodios de la serie Los Simpson. En el capítulo Bart el temerario la Obertura 1812 es interpretada por la Banda de la Escuela Primaria de Springfield, en una versión que incluye un disparo coordinado de tres cañones y campanas. También se la puede escuchar en el episodio Lisa, la Simpson, en la escena en que Homer, Bart y Lisa miran un programa televisivo llamado “Cuando los edificios se desploman” (“When Buildings Collapse”), en cuya presentación el final de la Obertura acompaña las imágenes de casas que se derrumban con estrépito.
  • Es parte de la banda sonora de la película V de Vendetta (2006). Una grabación se escucha en el principio, cuando V hace explotar el Old Bailey, y en el final, dándole marco a la destrucción delParlamento británico.
  • La melodía característica de la carga del ejército ruso en la obra es utilizada para celebrar las victorias del equipo de fútbol FC Dinamo Moscú.

Por cierto, cualquiera que quiera imaginarse como fueron los anuncios de la guerra, las batallas, la reacción de las gentes, etc.,  puede leer una auténtica maravilla de la literatura: Guerra y paz, de Leon Tolstoi.

Os dejo con los seis últimos minutos de la película (cuidado quien no la haya visto porque se desvela el final) y en donde a partir del minuto 4:33 comienza el apoteósico final (nunca había sido tan hermoso ver volar por los aires el Parlamento inglés, Westminster,  con su Big Ben incluído) de V for Vendetta, la adaptación del comic de Alan Moore y David Lloyd. Un cómic y una película, por cierto, extraordinarios.

sambre

Estoy leyendo en estos momentos Los Miserables, de Victor Hugo, y cuando termine el pedazo libro (pedazo libro en todos los sentidos) me meteré con él. El caso es que la época que narra la obra es la misma época, más o menos, y los mismos escenarios (principalmente Paris) que un cómic que leí el año pasado.

En diciembre de 2009 en una visita a Paris descubrí un cómic de un dibujante, el belga Yslaire (nombre artístico de Bernar, sin d final, Hislaire) que relata la historia de una familia en los aledaños de la revolución de 1848. Y principalmente se centra en dos personajes, Bernard y Julie, de distinta clase social (con todo lo que eso implicaba en aquella época) y en su historia de amor imposible. De esa historia nació Sambre, el cómic, y de esa generación familiar, la de la revolución del 48, la segunda de la familia, realizó cuatro tomos. El caso es que como la obra gustó, y mucho, el belga se animó y comenzó el quinto volumen con la tercera generación familiar, la de 1856-1871. Cabe suponer, por tanto, que en algún momento dibujará la historia de la primera generación, de los padres y madres de Bernard y Julie.

La historia tiene como referencia el rojo, los tonos marrones, chocolates, naranjas, ocres y una estética melancólica en algunos momentos, revolucionaria en otros, grandiosa en los más. Un cómic para disfrutar, para leer, para releer, para soñar y para vivirlo. Una obra en donde la pasión, la lujuria, la mentira, el amor, las envidias, las luchas, la familia o la muerte están presentes en cada una de sus viñetas.

* Visitando la página web (increíble lo bonita que es esta página) de Yslaire acabo de leer que ya está inmerso en la historia de la primera generación (o quizás anterior) y que comienza en 1768.

* En el año 2009 el Museo de Louvre organizó una exposición sobre el cómic en donde Yslaire y sus técnicas vanguardistas tuvieron un espacio preferente. De hecho el dibujante confeccionó una historia titulada Le ciel au-dessus du Louvre en donde se cuenta la historia de un chaval de la post-revolución de 1789 y su relación con uno de los mayores pintores que ha tenido Francia en su historia, Jacques-Louis David.

* Anguleme, localidad del sureste francés, organiza todos los años, desde 1974, un Festival Internacional del Cómic, referencia europea e internacional de las novedades del 9º arte. Pues bien, no solamente durante esos días la ciudad se convierte en el centro mundial del cómic , si no que incluso sus calles se han convertido en grandes viñetas gracias a las auténticas obras de arte que algunos dibujantes han realizado en paredes de edificios. Un ejemplo la viñeta de Sambre de Yslaire… espectacular!