london river

Mientras la tarde dominical va desgranando sus minutos alrededor del circo futbolístico y sabiéndome engañado en la promesa de un apacible y soleado domingo abofeteado por el otoño de la ciudad decido refugiarme otra vez en Filmin para disfrutar de una película de calidad y sin cortes cada dos por tres. El catálogo de Filmin se ha ido ampliando cada vez más y son cada vez más las películas y series de muy buena calidad que podemos encontrarnos en el portal cinematográfico. Tras unos minutos de incertidumbre me decido por una película en torno a Londres, cómo no, pero en torno a uno de los sucesos que más han marcado su aspecto doloroso y trágico: los atentados del 7 de julio de 2005.

London River, nos presenta a una señora viuda que vive en un pueblo de una isla del Canal de la Mancha, cristiana, granjera y con una hija estudiando en la capital británica. Elizabeth. Por otro lado nos encontramos a Ousmane, africano que vive en Francia trabajando de guardabosques, musulmán y con un hijo estudiando en Londres. Las trágicas explosiones de aquel 7 de julio van a hacer que se encuentren estas dos personas que, en principio tan poco tienen que ver entre sí. ¿O sí?

Esta película cruda, sin música de fondo, sin esa banda sonora que suavice la vida, dirigida en 2010 por el cineasta franco-argelino Rachid Bouchareb, nos traslada una reflexión que en esta vida deberíamos hacer más a menudo. ¿Qué hay realmente de cierto en las diferencias culturales y sociales que los medios y la propia sociedad se empeñan en remarcar frente a los nexos en común que podemos tener? ¿Por qué en la búsqueda de unos hijos por parte de una madre y un padre nos agarramos a las diferencias y a los prejuicios en torno al origen, el color o las religiones en vez de observar inmediatamente las similitudes e igualdades de sus vidas, sentimientos y experiencias? La cinta, sin ahondar en demasía en la historia de aquéllos atentados, nos transporta a un abanico de sentimientos en común de dos personas que se ven atrapadas en un mismo hecho, la búsqueda de sus dos hijos, la posibilidad de que se hayan visto envueltos en los atentados de una u otra manera, la comunicación madre-hija y padre-hijo… Prejuicios, racismo, diferencias, pensamiento único frente a comprensión en la diferencia, una situación idéntica, igualdades y diferentes formas de pensar sin que eso suponga pensamientos encontrados. Dos seres de planetas distantes unidos por el dolor y la búsqueda obstinada de un hijo ausente que se aportan calor mutuamente econtrando paz en la mirada del otro.

El actor que encarna a Ousmane es Sotigui Kouyate, sorprendente y Brenda Blethyn da vida a Elizabeth, una actriz extraordinaria, de esas que habría que escribir en letras mayúsculas pues mayúsculo es su arte e interpretación. Si tenéis oportunidad no dejéis de verla. Merece la pena y mucho.

Anuncios

también la lluvia

La pasada semana estuve viendo con un amigo la última película de la directora Icíar Bollaín, que hace el quinto de su carrera cinematográfica y seguramente el más ambicioso de todos sus proyectos. Curiosamente la sala no estaba llena (había mucha gente) para ser Día del espectador y para ser la película elegida por la Academia española de Cine que podría competir en la sección de Mejor película extranjera de los Óscars de Hollywood. Me imagino que si sale elegida para la competición (y no digamos si resultase ganadora) será de esas películas que todo el mundo quiere ver de repente, así que si tenéis oportunidad id a verla ahora, porque además lo merece.

Costa (Luis Tosar) es un descreído productor de cine, parece que está de vuelta de todo y lo único que le importa es el coste de sus producciones sin importarle las relaciones ni los sentimientos humanos y Sebastián (Gael García Bernal), es un joven e idealista realizador, director de cine con muchos proyectos e ilusiones que trabajan juntos en un proyecto ambicioso que van a rodar en Bolivia. La cinta que van a filmar tratará sobre la llegada de los españoles a América poniendo el acento en la brutalidad de su empresa y en el coraje de varios miembros de la Iglesia que se enfrentaron con palabras a las espadas y las cadenas. Es la historia real de la llegada de Colón, de sus viajes a las Indias, a América y de las salvajadas que allí se cometieron (se puede hablar de un auténtico genocidio contra los pueblos indígenas de América, pero desgraciadamente este es un episodio de la historia pocas veces señalado y mucho menos revisado y es que… allí no había nazis, no, allí había soldados españoles enviados por sus majestades españolas… en fin, creo que algún día llegará el momento de que la verdad sea estudiada en las escuelas y colegios, de la misma manera que se estudian los viajes de Colón y compañía). Pero Costa y Sebastián no pueden imaginar que en Bolivia, donde han decidido instalar su Santo Domingo cinematográfico, les espera un desafío que les hará tambalearse hasta lo más profundo. Tan pronto como estalla la Guerra del Agua (episodio real que ocurrió en abril de 2000) las convicciones de uno y el desapego del otro comienzan a resquebrajarse, obligándoles a hacer un viaje emocional en sentidos opuestos. Costa, el desideologizado, el que pasa de todo será quien muestre mayor apego por la causa de los indígenas en favor de su agua. Resulta que el agua de Bolivia estaba en manos de multinacionales norteamericanas que cobraban ingentes cantidades por hacer uso de ella, de ese agua de Bolivia, de ese agua de bolivianos y bolivianas que el gobierno de turno se empeñaba en vender, aunque no fuera suya, a multinacionales extranjeras. Pues bien, entre toma y toma de la película, entre manifestación y manifestación con la implicación directa de algún extra imprescindible que participa en la película, los sentimientos, las relaciones van cambiando. Quien en un principio se mostraba unicamente preocupado por el presupuesto de la película se implica en la lucha que una de las familias realiza en torno al problema del agua, quien en un principio se muestra más comprensivo con Bartolomé de las Casas se siente inseguro con la actual “esclavitud” indígena, quien está totalmente ilusionado con la realización de la película va perdiendo las ganas por hacerla… allí, con aquellos indígenas de hoy en día.

En fin, una película de esas de las que sales filosofando y dándote cuenta de las similitudes de la historia, porque la historia muchas veces es una simple repetición de sí misma. Os dejo con el trailer de También la lluvia. El día 25, el próximo martes, se sabrá si esta película ha sido elegida para competir en los Óscars que se repartirán el 27 de febrero.

FESTIVAL DE CINE FRANCÉS

Quería aprovechar esta entrada para daros a conocer el Festival de cine francés, My French Film Festival, que Filmin y otras distribuidoras de cine online del mundo están ofreciendo hasta el próximo 30 de enero, así que si os gusta el cine francés no lo dudéis, porque por 13,99 euros (9,99 si sois Premium) podréis visualizar diez largometrajes del último año, un clásico del cine francés y diez cortometrajes de la última hornada francesa. De verdad que yo estoy disfrutando muchísimo con estas películas que, desgraciadamente, pocas veces se pueden ver en salas de cine por aquí.

descubrimientos adolescentes de verano

Antes de ayer estuve viendo a la tarde en casa, gracias al portal Filmin (tenéis su enlace en el muro de la derecha) una película argentina con una sensibilidad extraordinaria. El último verano de la boyita, de Julia Solomonoff, una historia de verano, de descubrimientos, de pasos a dar, de amistad, de comienzo de la adolescencia, de retos, de incomprensión, de autoafirmación.

En un espacio aparentemente bucólico, un secreto se revela, accidental, espontánemente. Al volver de montar a caballo, Jorgelina nota una mancha de sangre en la montura. Y otra mancha en el pantalón de Mario. Mario no sabe qué decir. No sabe por qué, pero él no es como los demás. Jorgelina a partir de este descubriento lo acompañará en el camino de descubrimiento y aceptación de su sexualidad. Una revelación que en lugar de separarlos los unirá más de lo imaginado.

La Boyita era una casa rodante que tenia la mágica capacidad de flotar, una especie de anfibio doméstico. Desde que mis padres la compraron, yo imaginaba aventuras en ríos y bosques, pero la Boyita fue juntando polvo y juguetes, estacionada en el fondo de nuestro patio, se convirtió en escenario de juegos y confesiones. Un verano todo cambió: mis padres se separaron, mi hermana mayor entró en la adolescencia, cerrándome la puerta del baño, mudándose de cuarto reclamando privacidad, una palabra que sonaba a rechazo, a soledad. Ante la perspectiva de unas vacaciones en la playa en las que seria dolorosamente excluida por mi hermana y sus amigos, decidi irme al campo con mi padre, en busca de Mario, el hijo de los peones.

Pero Mario también pasa por una transformación, bastante más excepcional que la la hermana mayor. El no es un chico como los demás y ese descubrimiento en lugar de separar a los protagonistas, los une. Entre siestas, paseos a caballo y visitas a la presa, se asoman, sin prejuicios y curiosos, a los misterios de la sexualidad, descubriendo una realidad que los adultos no se atrevían a enfrentar.

Una película, como he dicho, con una sensibilidad extraordinaria, una sensibilidad en medio de la pampa argentina que ni por asomo me esperaba encontrar en esta película. Es la historia del descubrimiento de una diferencia, una diferencia que aunque tiende a apartar de los demás (más bien a causa de esa peculiaridad la ignorancia y los demás marcan las distancias) será el aliciente para el nacimiento de una hermosa amistad.

Los dos niños que interpretan a los protagonistas, Jorgelina y Mario, Guadalupe Alonso y Nicolás Treise encarnan maravillosamente la inocencia de la niñez, la curiosidad de la adolescencia, el miedo a la incomprensión y la valentía de la autoafirmación personal. Muy buenos.

Os dejo una entrevista con la directora, Julia Solomonoff:

¿Qué similitudes y diferencias encontrás entre Hermanas, tu opera prima,y El ultimo verano de la Boyita, tu segunda película?

El último verano de la Boyita es una película más intima, más al modo de una primera película. La filmamos en HD para tener mayor cercania, mayor inmediatez con los chicos, y el equipo técnico fuera mas reducido, el presupuesto es casi la mitad del presupuesto de “Hermanas”. Desde mi lugar como directora, lo que más tiempo me llevó, en las dos películas, fue encontrar el ángulo desde el cual narrar para evitar que caigan en lo tópico. Las dos son películas intimistas, en las que el tono, la mirada, lo es todo: el tema debe aparecer tamizado por una subjetividad.

¿Cuándo surge la idea de El último verano de la Boyita?

Escuche una conversación entre mis padres que me inquieto: mi madre (ginecologa) consultaba con mi padre (psiquiatra) sobre su paciente: un chico del campo que menstruaba. Un nene que se convertia progresivamente en nena: asi lo entendi yo, curiosa y entrometida a los 11 años. Yo estaba pasando por las transformaciones de la pubertad en una mezcla de confusion y temores, por eso, esta historia me impactó. Con el tiempo fui investigando e indagando y finalmente en el 2003 escribi el primer tratamiento…

¿Por que situar esta historia en el campo?

Porque Mario pertenece a ese campo entreriano, en el que yo pase muchos veranos. Creo que hacer la pelicula fue una excusa para volver a ese lugar, a esa infancia, al calor en el que cuerpo se hace ineludible, el sexo, la vida y la muerte…es un lugar de inmensidad, de descubrimiento y libertad. Por eso me molesta cuando la gente lo reduce al espacio de la brutalidad, me parece falso y arrogante cuando se plantea a la ciudad como una instancia superadora, más libre o más abierta respecto al campo… de hecho, si Mario hubiera crecido en la ciudad, seguramente hubiera sido operado y sometido a tratamientos hormonales en nombre de la “normalidad”. En ese sentido, al menos Mario llega a la adolescencia con sus genitales intactos. De alguna manera, aunque su padre reaccione violentamente, es una violencia menor con respecto a la cirugía, no?

Sin embargo, el tono de la película está desdramatizado, alejado de lo trágico…

A mí me gusta el melodrama, pero me gusta dos tonos más abajo,sin estridencias. Tiendo a ser elíptica o centrarme en un detalle, desplazarme, contarlo desde un ángulo mas tangencial. Creo que hay algo, una especie de… pudor. Creo que ese pudor me ayuda a salirme de lo predecible, del efectismo y de la grandilocuencia.

Recién a los 30minutos aparecen los primeros indicios de la posiblenaturaleza del conflicto ¿por qué demorarlo?

Para mí era muy importante que para cuando el conflicto apareciera, uno ya esté instalado en el mundo de la protagonista, en esa mirada, en esa especie de curiosidad y desconocimiento. Y como la película más que tratar de un “tema” trata de la evolución de una mirada, lleva un tiempo establecerla. Por eso me frustra cuando alguien de la prensa, en su afan de buscar un titular, menciona el “hermafrodita”. Primero, porque pone una etiqueta en un lugar donde yo, muy cuidadosamente, trato de armar una pregunta. Segundo, porque no le permite al espectador aproximarse a la pelicula desde ese desconocimiento y tercero porque es erroneo, porque Mario no es un hermafrodita (tiene unahiperplasia suprarenal congenita). Pero sobre todo, lo que esa etiqueta pone en evidencia (y aun peor, difunde) una mirada biologista sobre el genero, que trata de reducirla a una cuestion de genes u hormonas.

Cada personaje reacciona de un modo distinto frente a la diferencia de Mario… En su casa la reacción es de violencia o de negación. El padre de Jorgelina reacciona desde el discurso médico, lo ve como un caso clínico, y es por eso que Jorgelina lo rechaza, tapándose los oidos. La madre de Jorgelina lo banaliza… es tema de conversación”interesante” en la playa. Jorgelina, en cambio, desde un cierto desprejuicio, desde el no saber, es capaz de ampararlo, acompañarlo,alentarlo en su diferencia. Mario decide correr la carrera, a probar que es un hombre, en una escena que le debe mucho al western.

Hablemos del casting…

Tuto (quien interpreta a Mario) tiene un magnetismo, una relación muy fuerte con la cámara, yo sigo fascinada con su presencia, con su mirada. Tiene misterio.Lo conoci en el 2003, por unas fotos de las colonias alemanas que realizó el entrerriano Sebastián Ingrassia. En el 2006 empecé a visitarlos regularmente y a escribir el rol pensando en él, aunque no sabía si podría o querría actuar… fue una aproximacion lenta,cautelosa, hasta ganarme la confianza, generar un vinculo de afecto.Establecer otra comunicacion, armada de silencios, de monosilabos,de algunos gestos, a veces, simplemente la presencia. Maria Laura Berch, jugó un rol decisivo en la preparación de Tuto y de Guadalupe (Jorgelina). Fue muy emocionante verlo junto a sus hermanos en BAFICI, era la primera vez que entraban a un cine y ahi estaba Tuto, en la pantalla gigante, en un cine lleno de gente que lo aplaudia!

Incorpore a Mirella Pascual (madre de Mario), actriz uruguaya que había admirado en “Whisky”, porque supe que llegado el momento,ella podría poner en palabras los silencios de Mario y su padre. Entonces, re-escribí el guión con ella en mente. Ella consiguió mimetizarse con el paisaje, ponerse la piel del personaje de una manera tan orgánica, tan profunda que resulta imperceptible. La gente cree que ella es la madre real de Tuto!

El personaje de Jorgelina fue difícil de encontrar porque tenía que llevar la película, mostrar un crecimiento, una sensibilidad y tambien una cierta fisicalidad: ser urbana sin hacerle asco al barro,los sapos, montar a caballo. Vimos muchas chicas en Rosario y en Buenos Aires (mas de 600), y a Guadalupe la encontramos al final,casi ya al punto de la desesperación… fue impresionante verla crecer en el personaje, con gran inteligencia y compromiso.

“Es un asunto privado”, es la frase de Jorgelina con la que concluye el relato…

Si… La primera vez que se dice “privacidad” es cuando la hermana mayor le cierra la puerta del baño. Es la palabra que excluye a Jorgelina. Cuando hicimos el casting de las hermanas, indagamos sobre la idea de privacidad… las menores (10 años) la definían como aquéllo que sus hermanos o sus padres reclamaban cuando querían estar solos… mientras que las de 12, lo definian en primera persona “Privacidad es cuando quiero estar sola”. Me impresionó constatar esta especiede “descubrimiento o reclamo de la privacidad” que sucede en la pubertad. La privacidad parece ser uno de esos derechos que estamos resignando diariamente, por exhibicionismo o por miedo a la soledad y a mí me parece hermoso, casi heroico, que una nena descubra el valor del espacio propio y lo reclame para si.

Y aquí el trailer de la película, que si tenéis oportunidad de verla os la recomiendo totalmente porque será un bello descubrimiento para vosotros:

más películas

Si hace unos días os hablaba de Filmin como posibilidad de poder visionar en casa, o comprar, películas de calidad y fuera de lo que es el mundo de Hollywood hoy es el día en que podemos decir que por fin, el sistema de alquiler y compra de películas de Apple ya está por aquí. En el iTunes español ya existe la oportunidad de comprar y alquilar películas de la misma manera que comprábamos música, audiolibros, etc.

La verdad es que todavía no aparece la opción en la portada de iTunes (me imagino que estarán rediseñando la nueva portada). Para tener acceso a este nuevo servicio tenéis que ir a la pestaña de enlaces de la derecha en vuestro propio iTunes y ahí os saldrá la opción de Películas. Allí podréis seleccionar cualquier género y ver cuales son las primeras películas que tenemos a nuestra disposición para comprar o alquilar.

El precio del alquiler es de 2,99€ y de compra de 9,99€ para títulos que no sean novedades. Para novedades, los precios suben hasta 3,99€ el alquiler, y 13,99€ la compra. Las películas en venta y alquiler pueden descargarse en HD, y el alquiler funciona de esta forma: Al descargar una película tienes 30 días para comenzar a verla. Desde el momento en que comienzas a verla, tienes 48 horas para terminarla.

Sólo queda esperar que también incorporen series en su catálogo, aunque la llegada de las películas a la tienda es un movimiento que muchos usuarios estaban esperando. Sin lugar a dudas, era la pieza clave para que dentro de poco el nuevo Apple TV pueda venderse de forma oficial en el estado.

Os dejo con el enlace del sitio oficial  iTunes Store películas (provisional).

cine off hollywood

En 2006 un grupo de productoras y distribuidoras de cine de autor (Alta Films, El Deseo, Golem, Tornasol, Vértigo Films, Wanda Visión y Cameo), de las de versión original, del cine de festivales que luego, desgraciadamente, no podemos ver en las salas, de ese tipo de cine fuera del negocio hollywoodiense, crearon un portal de internet llamado Filmin. En estos últimos tiempos, unidos a un gigante del diseño online como es Vostok y a dos compañías líderes en la transmisión de vídeo por internet, han renovado filmin.es.

Se trata de pagar para ver cine de este tipo en tu casa, tranquilamente sentado en tu sillón, delante de tu ordenador, de tu televisión o, como dice Steve, tirado en la cama con tu iPad (existe una aplicación para iPad y otra para iPhone). ¿Pagar? Bueno… pues si, pero pagar bastante poco. Puedes pagar por película (unos 2 euros, bastante más barato que alquilar el DVD en el videoclub) o hacer una suscripción mensual (15 euros) o trimestral (30 euros, a todas luces barato). ¿Y por qué insisto en lo de barato? Esta es la conclusión a la que llegué yo meditando sobre si hacerme o no suscriptor (y me hice, afortunadamente). Porque hoy en día acceder a este tipo de películas es bastante difícil ya que, o no se distribuyen en las salas, o cuando se hace es por muy poco tiempo y normalmente en cuatro ciudades. Porque hoy en día la entrada al cine cuesta la friolera de entre 6 y 7 euros según dónde vayas y en dónde estés. Porque no tienes que aguantar al de al lado, ni al de delante, ni al de atrás (lo siento, pero el cine es un espectáculo individualista en ese sentido, el hecho de visualizar la película lo haces tu solito… tristemente no se hacen muchos cineforums después de las películas). Porque hoy en día tienen un catálogo de casi 450 películas, de las buenas, de las que te sorprenden, de esas que ni te imaginas, de las raras raras, de cine francés (oh la la mi perdición!!!) . Películas todas de una calidad contrastada, con prestigio, con premios… de esas con las que seguramente no vas a perder el tiempo. Hablando de calidad, la calidad de la imagen es extraordinaria, muchas en alta definición, con tres bandas para acomodarse a tu ancho de banda e incluso con la opción de que sea el propio portal quien elija la calidad mejor según tu velocidad de ADSL.

Hace ya algunos años que pagamos por la música en internet (y si no que lo pregunten en iTunes con sus millones y millones de descargas), acabamos de empezar con el tema de los e-books, ¿por qué no habríamos de hacerlo con el cine, más cuando éste es de calidad? Y no, normalmente este tipo de películas no las tiene ni la mula, ni megaupload, ni nadie. Y menos con esta calidad.

Ahora que estamos en esa época de lluvias, frío, de quedarse a gusto en casa, en el sillón… ¿vamos a contentarnos con el bodrio de la programación televisiva? No. Entre libro y libro o después de un día de duro trabajo… cine de calidad con Filmin. Y si ese día nos apetece ver una de las de entrada a seis euros y palomitas pues nada, al cine. Que de todo tiene que haber.

Ah por cierto, el portal de Filmin tiene aparte del catálogo de películas con las críticas, extras y demás, un blog sobre cine interesantísimo, un apartado de especiales sobre festivales, otro sitio donde incluso subir tus cortos (¡venga artistas!), otro con críticas de las películas y un último con comentarios sobre los últimos estrenos de cine en las salas. Una gozada para los cinéfilos.

Venga, que lo estáis deseando, un click y sois Premium (suscriptores, vamos).