¿felicidad? tu has asesinado mi felicidad, ¡asesino! – anna karenina

Quizás la frase más famosa de la maravillosa obra de Tolstoi, Anna Karenina, sea la que da comienzo a la novela, aquella que dice lo de Todas las familias dichosas se parecen, pero las infelices lo son cada una a su manera y que bien podría ser el resumen de los diez últimos años de vida del escritor ruso, pero en la película dirigida por Joe Wright el londinense que ya en 2005 dirigió otro clásico de la literatura universal, Orgullo y prejuicio, de Jane Austen, quizás la frase que más se me quedó grabada fue la que le dice Anna Karenina al conde Vronsky cuando, por fin, sucumbe al deseo del amor y le dice a la pregunta de si conoce la felicidad: ¿felicidad? tú has asesinado mi felicidad, ¡asesino!, sí, ¡asesino! y que esconde, a mi manera de ver, el mensaje final de esta obra: los diferentes modos de amor, el deseo, la pasión, el deber y las consecuencias de tus actos. Vayamos por partes.

annakarenina

La película de 2012 y estrenada por aquí este mismo año es la versión número 11 de la novela del escritor ruso y hasta la fecha las dos versiones anteriores más conocidas era las de 1935, dirigida por Clarence Brown y protagonizada por Greta Garbo y la de 1948, dirigida por Alexander Korda y con Vivien Leigh en el papel protagonista. En el caso de esta última versión, Wright vuelve a escoger a la protagonista de su película Orgullo y prejuicio y nominada al Óscar por esa interpretación, la también londinense Keira Knightlev. Para los dos principales protagonistas encarga la labor a un quizás algo rígido Jude Law como Alexei Alexandrovich Karenin y a un novedoso Aaron Taylor-Johnson como Conde Alexei Kirillovich Vronsky que ha reinventado totalmente el papel del seductor oficial de caballería. Son de resaltar también algunos de los personajes secundarios.

Actrices-Ana-Karenina

Lo primero que quiero decir es que quien vaya buscando el drama de la novela en esta película dudo mucho que lo encuentre y esto es así porque la historia, mucho me temo, pasa a un segundo plano dejando el protagonismo al preciosismo de la fotografía, el exquisito cuidado del vestuario o la maravillosa música de Dario Marianelli todo en torno a una espectacular coreografía y puesta en escena que no creo que deje indiferentes a nadie. No es, por lo tanto, la mejor de las versiones de la obra de Tolstoi, pero esto no quita para que el resultado sea una original adaptación del espíritu de la obra con un concepto muy particular. Los primeros compases, porque toda la película se desarrolla como si de los compases de una danza se tratase, pueden llegar a extrañar, e incluso a agobiar al espectador que le cuesta situarse, pero conforme va avanzando la cinta comprendes el juego en el que el director londinense se ha metido. El teatro, las puertas que se abren y se cierran y el tren son elementos principales de esta coreografía exquisita y totalmente delicada. Mención aparte merece la fotografía en las escenas de la estepa rusa. A todo esto hay que añadir el impresionante diseño del vestuario, obra de Jacqueline Durran, quien ya diseñase el vestuario de Orgullo y Prejuicio o Expiación (Wright).

cn_image.size.s-anna-karenina-costumes-ss

Mención aparte merece la música de Dario Marianelli el compositor italiano que ha escrito una música eminentemente cinematográfica. La música es un personaje más de la película y va desarrollando a base de valses que son utilizados casi como música del circo que representaba la sociedad aristocrática rusa de finales del XIX y en algunos momentos con fanfarrias y cantantes de la estepa rusa. El tono general de la partitura va parejo con la dramática historia, llegando a momentos de una intensidad melancólica que si la escuchas paseando bajo la lluvia corres el serio riesgo de acabar con un buen nudo en la garganta. Aconsejo, de todos modos, escuchar la música por primera vez en el transcurso de la visualización de la película para después poder disfrutarla totalmente. Os dejo con un montaje de escenas de la película con el track titulado Dance with Me. Por cierto, ¿os acordáis de aquélla otra entrada del blog en la que hablaba de un baile de la película Orgullo y prejuicio del mismo director y música del mismo compositor? Y la pregunta final, ¿cuáles son los ocho tipos de amor a los que hace referencia la novela de Tolstoi? Os cuento: Amor Escandaloso, Amor Obediente, Amor Romántico, Amor Nutriente, Amor Prohibido, Amor Puro, Amor Maternal, Amor Duradero…

Anuncios

chacona

Resulta que estaba pensando en el post de hoy y mirando diferentes temas que me apetecía desarrollar en una entrada y desde mi ordenador empezó a salir una música que no escuchaba desde hace tiempo y que cada vez que la oigo me estremece por completo. Creo que es una de la melodías más bellas que he escuchado jamás y una de las más melancólicas. El caso es que me dije: tengo que compartir esta música con la gente! Lo malo es que es un archivo de mp3 que conseguí una vez y del cual solo conozco el título y por lo que he podido ver hay poco de donde tirar.

Chacona de Schnittelbach. Ese es el nombre que tiene el archivo así que empecé por ahí. Qué es una chacona? Pues bien, según la RAE esta palabra puede referirse a cuatro definiciones aunque todas entrelazadas entre sí. Veamos. La primera acepción se refiere a un baile de origen español que estuvo de moda en los siglos XVI y XVII y que se extendió por toda Europa. La segunda definición se refiere a la música para este baile o danza. La tercera nos dice que puede ser una composición poética para esta danza y la cuarta señala que puede referirse a una pieza instrumental inspirada en la danza. Indagando un poco más descubro que esta danza está compuesta en tres tiempos y que desarrollaba un tema melódico al que se aplicaban variaciones en el bajo (basso ostinato). Sobre el origen de esta danza hay diferentes hipótesis aunque todas ellas la señalan como una danza alegre y viva, más rápida que la zarabanda y semejante a la passacaglia o pasacalles.

Nathanael Schnittelbach, el autor. Compositor alemán nacido en 1633 y fallecido en 1667. Este compositor y violinista, formó parte de los músicos de la reina Cristina de Suecia y finalmente se estableció en Lübeck, donde daba clases de música (entre sus alumnos estaba el que después sería compositor y afamado músico Nicolaus Adam Strungk). Tras una boda real en Gottorp en donde realizó una serie de conciertos, enfermó y murió. En su tiempo adquirió gran fama como violinista. Aparte de la citada chacona (o cciacona) para violín solo y bajo (basso ostinato) se conocen también dos suites instrumentales y una sonata para violín y un Magnificat para cinco voces y dos violines.

Relajaros durante diez minutos y escuchad tranquilamente esta música que empieza poco a poco, con el violín desgranando la melancólica melodía que después irá variando en sucesivas partes.